1.-DEL 1 AL 5 DE ENERO.- PASEO POR EL ALGARVE PORTUGUES.-

001-chucena 005 006 008 014 016 017 020 022 028 029 030 031 032 033 036 039 042 043 045 046 047-silves 049 051 056 064 067 073 082 083 086 089 091 093 094 095 096

1.- Del 1 al 5 de Enero.- Paseo por el Algarve portugués.-

Primera salida del año 2016, y la hemos hecho por Portugal, más concretamente por el Algarve. Es una zona que ya conocemos, tanto como Club que como escapadas de los socios, pero son unos lugares atractivos, donde se come bien los platos típicos de Portugal, bacalao, cocido, pescado, frango, etc…

El tiempo no ha sido de lo más bueno que hemos tenido, porque desde tener sol a tener lluvia, con algo de fresco y viento, ha habido de todo, pero lo importante es que se ha pasado bien en estos días los socios que han asistido, con un total de 15 autocaravanas y 30 adultos, cantidad bastante aceptable teniendo en cuenta las fechas elegidas, saliendo de la celebración de Nochevieja y terminando en la víspera de Reyes.

Viernes día 1.-

Partiendo desde sus lugares de origen el punto de encuentro y reunión era el recinto de la Ermita de Chucena, día muy desapacible, con lluvia y no muy caluroso, el lugar estaba casi inundado y con mucho barro, menos mal que en la zona de enfrente hay una zona de recreo con un techado, a estilo choza con mesas y bancos, aparcamos las autos cerca y con lo que había y las mesas que sacamos pudimos comer todos, la comida eran las sobras de la cena de Nochevieja, un lujo.

Terminada la comida y después de tomar café y tarta partimos dirección Castro Marín, ya en Portugal, nos fuimos directamente al área de autocaravanas, que como esperábamos estaba completamente llena, así que aparcamos y pernoctamos en la plaza que hay detrás del área, que por cierto también estaba a rebozar. Dimos una vuelta por el lugar, ya conocido, visitamos el Belén Municipal, muy grande, con muchas figuras bien distribuidas que hacían que fuera muy bonito de ver, las calles vacías aunque algunas iluminadas, entramos en un bar que era conocido para tomarnos unas cervezas y una tapa que nos sirvió de cena. A dormir.

Sábado día 2.-

Desayuno en el lugar y como estaba programada salimos dirección Olaho, con la idea de dar un paseo y visitar el mercado, la zona de aparcamiento para autocaravanas estaba completa, nos fuimos aun llano aparcamiento que hay al final que allí si había sitio para todos. Vuelta por el mercado, por cierto muy poco pescado, y también por el mercadillo de ropa y de verduras.

Como estaba pensado concertamos una hora para ir a comer al Restaurante Américo, todo a base de pescado asado al carbón, nos fuimos un poco más temprano para poder aparcar en la puerta del restaurante porque siempre está a tope. Con las mesas reservadas para los treinta que íbamos, nos sentamos y a comer, no hay que pedir nada, pasan con bandejas de pescado y van sirviendo hasta que ya no quieras más, todo ello regado con vino blanco de la zona y además a muy buen precio, salimos a 15 euros por persona, el pescado estaba excelente, cantidad y calidad.

Después de comer y descansar un poco para bajar el vino y el pescado tomamos dirección Faro, buscamos la Plaza de San Francisco para aparcar y pernoctar, zona amplia, tranquila y muy cerca del centro histórico y peatonal. Una vez aparcados nos vamos a visitar la ciudad, el tiempo seguía lluvioso, aunque dejó de hacerlo en casi toda la tarde. Calles peatonales con bastantes comercios, hasta algunos se dieron unos bailes al son de un músico de calle. Nos sentamos en un café para tomarnos uno con pasteles de Portugal, muy buenos y para terminar nos subimos en el «trenecito» que nos dió una vuelta por la ciudad, aunque ya poco se podía ver porque era de noche, pero fué muy apetecible y relajante. Nos fuimos al aparcamiento y algunos nos quedamos de charla con un toldo sacado y una mesa, se sacaron algunas tapitas y a dormir.

Domingo día 3.-

Desayuno en el lugar y siguiendo el programa nos vamos para Portimao, con la idea de comer de la nuestro en el área de autocaravanas, el tiempo en Faro era muy bueno, sin nubes y sol pero tal como íbamos dirección Portimao se iba poniendo la cosa muy mala, llegando al destino con lluvia y mal tiempo. Nos dirigimos al área, pero allí había alrededor de 400 autocaravanas, yo nunca había visto ese pedazo de aparcamiento tan lleno, entramos y nos indicaron que al fondo podía haber sitio, y lo había, pero era un auténtico barrizal, así que nos devolvieron el dinero que pagamos y nos fuimos, allí mismo decidimos irnos a Silves, que sabíamos que hay sitio y además es de asfalto, además de ser una localidad que merece una visita y con buena comida.

Llegamos y el área también está a tope pero nos quedamos fuera hay mucho aparcamiento y estaba todo vacío. Una vez instalados y como el tiempo seguía revuelto optamos por irnos a comer de restaurante, unos por un lado y otros buscando otros lugares, unos comieron cocido portugués con todos sus «avios» y otros nos decantamos por el frango al carbón, muy bueno y como el día anterior regado con vino blanco de la zona.

Terminada la comida nos fuimos al aparcamiento y allí celebramos el cumpleaños de Toñi, se le había comprado su tarta de rigor, se cantó el cumpleaños feliz y se brindó con cava, unos buenos momentos con baile incluido que se prolongó durante bastante horas. Pase por el lugar con subida al Castillo, que estaba cerrado, Iglesia, calles peatonales iluminadas con luces de Navidad. Ya cansados regresamos a las autos, el tiempo seguía bueno sin llover, sacamos un toldo y nos sentamos algunos a charlar, sin tomarnos nada porque estábamos llenos. A dormir.

Lunes día 4.-

Desayuno en el lugar, y salimos con la idea de parar en Altura y comernos lo que nos faltaba, el bacalao, se había pensado en comer en el Restaurante O´Charco de Altura, pero Juan Pereira que se adelantó nos indicó que estaba cerrado, así que cuando llegamos todos buscamos otra alternativa, que tuvimos mucho que pensar, junto al anterior está el Restaurante El Pescador, preguntamos si tenían bacalao, y nos indicaron que había de todo y el bacalao guisado de todas las maneras. Preguntamos y entramos a comer 20 personas en diferentes mesas.

Comentar que todo lo que se pidió estaba buenísimo, sobretodo el bacalao a la brasa y el guisado a lo portugués con garbanzos, patatas, judias verdes y huevo duro, salimos contentos con la elección, y además de precio tampoco estuvo mal dada la calidad del producto y la cantidad del mismo.

Un tiempo de descanso, de allí algunos marcharon a sus lugares de origen y los demás paramos en un Pingo Doce para hacer unas compras y con la idea de pernoctar en Vilareal de Santo Antonio, pero al final se decidió irnos de nuevo a Castro Marín, gratis y como conocemos el bar donde tomarnos unas cervezas y nuestra tapa/cena pues allí nos fuimos.

Martes día 5.-

Desayuno en el lugar y partimos cada uno con dirección a su lugar de origen poniendo fin a unos días por Portugal.

Agradables días, muy tranquilos, lástima que nos hizo, en algunos momentos un mal tiempo, pero por lo demás se ha pasado bien, el personal como siempre con ganas de empezar el año con la casa a cuestas, con diversión y ganas de pasarlo bien, ha sido más bien una salida gastronómica de la comida portuguesa, ya que se ha comido el pescado en Américo, el cocido portugués, el frango al carbón y el bacalao, quien puede pedir más, los lugares visitados ya eran conocidos por algunos y para otros les ha encantado.

Hemos estado en esta primera salida del año 2016: Miguel y Toñi–Joaquín y Gloria–Andrés y Araceli–Pepe y María–Angel y Maricarmen–Antonio y Ana–Pepe y Mari–Manolo y Carmelita–Eusebio y María del Carmen–Fernando y Anamari–Andrés y Milagros–Juan y Carmen–Fernando y María José–Manolo y Mercedes–Pepe y Manoli.