7.-PRE-RUTA CONCENTRACION NACIONAL, 22 a 26 de Marzo.

001-hoces cabriel 003 005 007 008 010 015 016 029 031-1 032 036 039 045 046-1 047 051 053 057 059 062-mota del cuervo 069 070

7.-Pre-Ruta Concentración Nacional FECC. del 22 al 26 de Marzo.-

Seguimos con la tradición, de nuevo una Pre-Ruta antes de acudir a la Concentración Nacional de la FECC , y hemos tenido que cambiar el guión, ya que el punto de encuentro ha sido bastante lejos de anteriores ocasiones, el motivo, por una lado la asistencia de varios socios a la Concentración de la Fallas y por otro, que el Presi aprovechaba para visitar a sus hijos y nietos en Valencia.

El punto de encuentro se estableció en la localidad de Villagordo del Cabriel, límite de la provincia de Valencia y Cuenca. en el lugar nos reunimos un total de seis autocaravanas, siendo 12 adultos a la espera de que unieran Santiago y Mari, que lo harían en Alcalá del Júcar, el tiempo acompañó en algunas etapas de la Pre-Ruta , pero en otros nos acompañó la lluvia.

Viernes día 22.- 

Como ya indicamos nos reunimos en Villagordo del Cabriel, llegó primero el Presi que aprovechó para visitar el lugar, coincidió con el mercadillo semanal, cuando los demás llegaron era ya la hora de comer, preguntamos y nos indicaron dos lugares, nos decantamos por el Hogar del Pensionista, no nos equivocamos, buen menú, a buen precio y además muy bueno. Terminada la comida nos dirigimos a las Hoces del Cabriel, ya nos advirtieron que estaba prohibido el paso para su visita por un litigio entre la propietaria de los terrenos y la Comunidad, pero mereció la pena el recorrido que nos indicaron que hiciéramos, bordeando la montaña hasta llegar a una antigua colonia, muy bonito con paisajes espectaculares, llegamos a la base del pantano, aparcamos cerca de un camping y nos dimos una paso por el rio Cabriel, hasta llegar a la puerta cerrada, no pudimos ver “Los Cuchillos”. Sacamos las fotos de rigor del lugar y de vuelta a las autos camino de Alcalá del Júcar, donde ya nos esperaba Santiago y Mari.

Llegada a Alcalá y aparcamos en el lugar que nos indicó el Ayuntamiento, Paseo de los Robles, solo pasar el puente romano y estamos en el centro de la localidad. Nos instalamos y nos disponemos a conocer el sitio, solo al entrar ya nos sorprendimos, el pueblo no se ve desde ningún lado solo cuando bajamos por una carretera serpenteante y con unas vistas magníficas, atravesada por el rio Júcar.

La primera parada el puente romano y las fotos de rigor para después subir a la Iglesia, las calles estrechas y todas en cuesta, no hay circulación de automóviles, solo algunas motocicletas pueden hacerlo, hacemos un largo recorrido, preguntamos para entrar en “La Cueva del Diablo”, lo dejamos para mañana, lo mismo que la visita al Castillo, hace frio.

Bajamos para atravesar el puente y pasear por el otro lado de la localidad, la más llana y con circulación, más comercios y bares-restaurantes, nosotros optamos por prepararnos un picoteo entre las autos, solo lo hicimos tres de los siete, hacía frio y el personal se recogió temprano, a dormir.

Sábado día 23.-

Desayuno en el  lugar, y de nuevo a subir para entrar en “La Cueva del Diablo”, tres euros por persona, es una cueva que atraviesa la montaña de desfiladero a desfiladero, de caliza blanca, y nos dió la sensación como así fue, que es la mano del hombre la que hizo todo lo que allí dentro vimos, o por lo menos mucho de ello. Está preparada con muchos utensilios de todo tipo, y una bar que con la entrada entra una consumisión. Esta cueva está conectada a otra mucho más alta por medio de una escalera en un huelo de la misma cueva de 98 escalones, los subimos y vemos la prolongación, más pequeña pero también con unos corredores muy largos, desde las dos hay unas vistas espectaculares desde unas balconadas, recomendamos su visita.

Después de salir de la cueva subimos un poco más para visitar el Castillo, precio de grupo, lo más alto de Alcalá, por supuesto que subimos a sus torres para disfrutar del paisaje que se divisa desde allí. Terminamos y de nuevo nos dirigimos a las autos, ya bajando por sus calles estrechas, llenas de miradores. De nuevo en ruta dirección Jorquera, por la ribera del Júcar, buscando un sitio para parar y comer, el tiempo era bueno y apetecía comer de lo nuestro, paramos en un lugar precioso, Recueja, debajo de unos árboles y junto a una desfiladero calizo junto al rio, una ardilla nos dió la bienvenida y no se bajó del árbol hasta que nos fuimos. Sacamos mesas y sillas, cada uno sacó de su cosecha y se pasó un buen rato disfrutando de la naturaleza y del tiempo.

Terminamos de comer y de nuevo a la carretera, estrecha y de curvas, como a nosotros nos gusta, pasamos Jorquera y tomamos dirección Tarazona de la Mancha donde pensamos quedarnos a dormir, pero al llegar vemos que la zona donde teníamos previsto aparcar estaba vallada, al día siguiente tendría lugar un evento deportivo, así que decidimos irnos y parar en Albacete, que estaba muy cerca. Llegada a Albacete, preguntamos donde podemos aparcar y pernoctar, nos indican una avenida muy amplia al entrar a la ciudad, el Presi, busca otro lugar en la misma avenida pero más cercana al centro, un llano muy tranquilo, C/ Zamora. Nos acomodamos y nos vamos a pasear y visitar la ciudad, algunos no la conocían, entramos en la Catedral y las calles céntricas, con muy buen ambiente festivo, una calle peatonal lleno de bares y todos con muchos jóvenes de botellón, aunque eran las siete de la tarde.

Buscamos un lugar para tapear y lo encontramos Lizarrán, establecimiento que está presente en varios pueblos y ciudades, muy bien el tapeo, cada uno coge lo que quiere y después paga según los palillos que tenga en el plato, de allí a dormir. Nos quedamos el domingo por la mañana para ver la procesión de los olivos y palmas en la Catedral. El tiempo frío y lluvioso.

Domingo día 24.-

Desayuno en el lugar, y paseando hasta la Catedral, una Misa concelebrada, se bendijo las palmas y el olivo y como el tiempo no acompañaba, solamente hicieron un pequeño recorrido alrededor de la Catedral, nosotros buscamos un bar para tomar café y calentarnos un poco, porque hacía mucho frío. De nuevo para las autos dirección La Roda, Las Pedroñeras con parada, ya que es la tierra del ajo, preguntamos donde podemos comprar y al ser domingo solamente hay un sitio en la carretera, allí nos d¡rigimos para hacer algunas compritas de productos del lugar.

Después siguiendo nuestro itinerario marcado llegamos a Mota del Cuervo, hora de comer, buscamos varios sitios todos completos, encontramos uno, y allí comemos, no es menú y entonces no sale tan económico, pero no estuvo mal, la comida buena y el servicio excelente. Como vemos que es un buen lugar para aparcar y pernoctar, nos quedamos. Descansamos un poco y después recorremos el pueblo, visitando la Iglesia, la Plaza del Ayuntamiento y poco más, nos sentamos en un bar de la plaza y así pasamos la tarde. Decidimos irnos un poco más alejado del centro pero en la misma avenida, y sacamos una mesa, y de pie improvisamos un picoteo, hubo hasta “queimada” con una botella de orujo que tenía el Presi, se le echó muy poca azúcar. A dormir.

Lunes día 25.-

Desayuno cada uno en sus autos, hicimos tiempo porque algunos tenían que echar gas-oil y otros buscar butano y aprovechar para comprar cordero, que lo vimos la tarde anterior en un super a muy buen precio. Terminados todos los quehaceres a la carretera dirección Aranjuez, donde pensamos llegar al mediodía y comer en el lugar.

Llegamos a Aranjuez tras pasar por Quintanar de la Orden, Ocaña, etc…, buscamos la calle que el Presi tenía anotada, Calle de la Reina, sin problemas para aparcar, muy céntrica. Visitamos el mercado, pero al ser lunes pocos puestos abiertos, incluso de carnes y verduras. Buscamos donde comer y damos con un restaurante en una calle peatonal, regentado por una familia marroquí, pero de comida española y tradicional, muy bien de precio, 9,50.- euros, buen menú y variado, hasta seis platos a elegir entre primeros y seis platos a elegir entre segundos, bien cocinados y mejor atendidos.

Después de comer se marchan, Enrique y PaquiMe, Pepe y Maricarmen y Roberto y Toni, se van de ruta por Portugal y quieren dormir en la localidad de Coria, Angel y Maricarmen ya se habían marchado desde Albacete. Los que quedamos nos cambiamos de lugar, ya que Oliva sabía de otro lugar, junto al Palacio, muy tranquilo y más céntrico que el anterior. Damos un paseo por la ciudad, el tiempo estaba muy malo, llovía y hacía fresco, nos recogimos pronto.

Martes día 26.-

Desayuno y vamos al mercado, teníamos que hacer varias compras, como es tradicional el las Concentraciones Nacionales, el Club invita a una comida a los socios asistentes, hubo que comprar los “avios” de una paella. Hecho esto nos vamos a la Concentración Nacional en El Escorial, con la idea de llegar con la hora de comer.

Llegada al camping, nos dan las credenciales y antes de instalarnos vamos a llenar y a lavar las autos, venían muy sucias, llovía bastante, así que optamos que cada uno comería en su casa después de instalarnos en nuestras parcelas, todos los socios del Club que asistirían ya estaban en el lugar.

A partir de aquí habrá otro resumen de lo acontecido en la Concentración Nacional FECC en el camping El Escorial.

El definitiva una buena ruta, muy tranquila, que el tiempo estuvo bueno en ocasiones y en otras no, ha habido de todo, sol y calor, lluvía y bastante frío, el personal excelente, como éramos pocos había muy buen entendimiento y sin problemas a la hora de aparcar y quedarnos a dormir.

Hemos hecho esta pre.ruta: Miguel y Toñi–Manolo y Carmencita–Roberto y Toni–Enrique y PaquiMe–Santiago y Mari–Angel y Maricarmen–Pepe y Maricarmen.