Acampada de la Matanza – Rio Lobos y Cáceres

Como acordamos con el Club hermano de Plasencia, este año la Acampada conjunto entre ambos clubes, se haría en el mes de Febrero, y que mejor con una “matanza” de cerdo, o lo que es lo mismo estar un fin de semana alimentándonos de ese animal. La organización ha sido a cargo del Club de Plasencia y nosotros hemos estado como invitados. Se ha podido hacer en las instalaciones de un camping, completamente terminado, pero que no ha sido utilizado nunca, todo lo hemos estrenado nosotros, a excepción de agua caliente, ya que al estar cerrado no funcionaba la caldera, por lo demás perfecto todo. Contábamos con un salón y distintas salas donde se ha hecho de comer, cuando no se ha podido en el exterior debido al intenso frío. hemos estado hasta -5º, pero con el sol en alguna ocasión se soportaba.

En esta acampada hemos subido a Riolobos, un total de 12 autocaravanas, con 23 adultos, que lo hemos pasado muy bien.

Como el camino es largo, algunos socios optamos por partir el jueves por la mañana, haciendo escala en Fuente de Cantos para comer, y parada para dormir en el Area de autocaravanas de Zafra, nuestro paseo, nuestras tapitas y a dormir.

Viernes, día 9.-

Salida desde Zafra, los que estábamos allí, y los demás desde sus lugares de origen, llegada a Riolobos al mediodía, nos instalamos en el camping, ya nos esperaban nuestros amigos de Plasencia, y después a buscar un lugar donde comer, que fue en la plaza del pueblo, un bar-restaurante, con menú, no sin antes hacer otra parada para probar los derivados del cerdo de la comarca.

Terminado, de vuelta al camping a esperar a los que faltaban por llega, que lo hicieron en el transcurso de la tarde. Poco de charla, conocer el lugar y a esperar a la primera cena en Riolobos, que fue lomo de cerdo cortado y adobado al estilo de Extremadura, se frió y a comer, que nos instalamos con nuestras mesas y sillas en el salón del bar-restaurante de camping, claro está cuando esté abierto. Queimada, Karaoke, un poco de baile y de diversión y a dormir.

Sábado, día 10.-

Desayuno en el lugar, la mañana estaba fresquita, de madrugada -5º, nos preparamos para dar un paseo por el lugar y también acordamos, pagando a escote, antes de la cena preparar por nuestra cuenta unas tapitas y rebujito para invitar a los organizadores. Se compraron varias cosas.

El día iba a mejor y se estaba bien al sol, así que pusimos las mesas a resguardo del poco de aire que soplaba y mientras preparaban en una gran plancha, panceta y en una buena cacerola un potaje de habichuelas blancas con oreja, nos fuimos acoplando para comer, la panceta y las salchichas en su punto y las habichuelas buenísimas, se pudo repetir y quien quiso se llevó para su auto y todo en un gran ambiente.

Café y copas con perrunas, paseo por los alrededores, unos pocos de kilómetros ya que había que bajar lo que nos pusieron, de vuelta, ya iba refrescando y al salón, parchís, dominó, charlas, etc…

Sobre las ocho de la tarde empezamos a preparar nuestra invitación y Plasencia a las Sopas de Ajo, que es lo que tocaba para la noche, y después chocolate con perrunas.

Al igual que la noche anterior, karaoke, baile y música del lugar interpretada por Juan, que va a clases de flauta y tambor, nos acompañó durante la noche, después de la cena, la Alcaldesa de Riolobos, una señora muy amable y además artista, ya que dió una buena muestra de su arte interpretando canciones de karaoke, trajo también una fuente de pasteles, hechos por ella misma.

Una gran velada al igual que la anterior que se prolongó hasta más de la una de la madrugada.

Domingo, día 11.-

Desayuno en el lugar, y lo mismo que el día anterior la temperatura muy baja, a más de uno de les fue el agua, aunque hubieran tenido la calefacción en marcha. Dimos un paseo por el pueblo, nos encontramos con la Alcaldesa que nos habló de su pueblo. Algunos paramos a tomarnos unos vinos de pitarra y unas tapitas, para llegar con fuerza al camping. Hoy nos preparaban cerdo a la plancha, chuletas de cabezal, panceta y salchichas, todo como en los días anteriores excelente.

Café y a ir recogiendo nuestros enseres ya que teníamos que partir, con la idea de hacer noche en Cáceres, unos pocos, otros en Zafra, y algunos directamente a sus lugares de destino.

Tenemos que AGRADECER al Club hermano de Plasencia, y recordaremos esta Acampada por el buen ambiente que hubo, y sobre todo por el trato recibido, todo era amabilidad, todo esfuerzo para que estuviésemos a gusto, de manera masiva por parte de todos los socios de Plasencia, de hecho el Presidente al dar las gracias por todo, invitó a los socios del Club de Plasencia a nuestra Moraga del mes de Junio, invitación que fue tomada con agrado.

Concretando, los socios de nuestro Club lo hemos pasado muy bien, el lugar pequeño pero con su encanto, las instalaciones magníficas, todo a estrenar, con luz, agua, salones para las comidas y reuniones, solo para nosotros y cerrado, y además por el gran ambiente de camaradería y de amistad que hubo entre los dos Clubes.

Hemos disfrutado del fin de semana:

Miguel—Manolo y Leo—Pepe y Maricarmen—Pepe y Mari—Fernando y Lola—Enrique y PaquiMe—Antonio y PaquiTu—Luis y Cristina—Manolo y Carmelita—Luis y Tere—Andrés y Milagros—Roberto y Toni