Acampada del Erizo – Rio Jara

Como ponemos en el enunciado, es la Acampada del Erizo, pero en esta ocasión la deberemos de llamar, la Acampada del Viento, ya que durante todo el fin de semana no ha parado de soplar un fuerte viento, menos mal que no llovió, solamente el domingo, que por cierto tuvimos que salir todos por la mañana y no esperar siquiera la comida. Pero con todo eso la asistencia ha sido muy buena, dado lo desapacible del tiempo, un total de 19 autocaravanas, con 41 adultos y dos niñas. Pero vayamos a como transcurrieron los días.

Viernes día 15.-

Ya desde por la mañana fuimos llegando al camping, y varios comimos allí mismo, resguardados por una auto para que quitara el poco viento, todavía, cada uno sacó lo que llevaba y a esperar a los demás socios, que fueron llegando en el transcurso de la tarde y otros el sábado por la mañana.

Cuando ya estábamos una buena parte, nos dispusimos a preparar las bolsas con pasas, trabajo de monos, que llevaremos a la Acampada Nacional para la degustación, buena parte de la tarde nos llevó dicha preparación, se embolsó un total de quince kilos del producto, en cada bolsa doce pasas, pues ya me diréis el tiempo que echamos, pero se hizo entre todos que era lo importante. Después se improvisó con los toldos de las autos y otro auxiliar para formar un lugar donde pasar lo que quedaba de día, sacamos para picotear y terminamos un poco tarde, ya que el viento amainó, y se estaba bien en el exterior. A dormir.

Sábado, día 16.-

Este sería el día importante de la Acampada, ya para el desayuno, José Mª, preparó asadura en manteca colorá, y trajo pan de Pelayo para untarla, cada uno puso el café, desayuno de categoría.

En el transcurso de la mañana, unos a poner los diferentes logos que confeccionó Alfonso, otros a Tarifa, a comprar lo que faltaba para la comida del mediodía y los demás a hacer lo que quisieron, el día estaba bueno, sin nubes pero con viento, se habilitó un sitio, al resguardo del viento para la comida, ya que para la tarde y noche teníamos permiso para ocupar el salón, el camping nos dio la llave del mismo.

Acto seguido a prepara la comida, primero “pajarracos” al ajillo y vino blanco, buenísimos, un manjar exquisito y después el plato fuerte, Cazón con patatas y langostinos y todos los “avios”, lo elaboró José Mª y como de costumbre estaba para chuparse los dedos. Se pasó de maravilla en la sobremesa, en la mesa y después, en la tertulia.

Por la tarde, dos reuniones de trabajo, una para preparar la ruta de la Semana Blanca por tierras de Ciudad Real y la otra de cara a la Acampada Regional, que organizará nuestro Club el año 2009. La mujeres ocuparon el salón con sus juegos y varios.

Se dio hora para empezar el Baile de Disfraces, a las 10 de la noche todos disfrazados, y la verdad es que solo muy pocos de los asistentes no asistió con su disfraz, una gran variedad, nos reímos un montón con la originalidad de algunos, pero lo importante, pasar un noche agradable, divertida y en armonía, bailando, sin problemas. Esto es lo que hace grande a un Club, que todas las personas que lo componen, vayan a una, restando importancia a las inclemencias de cualquier tipo, en este caso el viento, colaborando y participando en las actividades que se programan, mis FELICITACIONES AMIGOS Y AMIGAS por este fin de semana.

Domingo día 17.-

Este día amaneció, además del viento que no cesó en toda la noche, con lluvia, lo que hizo que cada uno fuera preparando sus autos para emprender la salida, estaba la mañana tan desapacible que solo cabía la marcha. A casa.

Un gran fin de semana, como vienen siendo habitual las Acampadas en Río Jara, Tarifa, esta es la tercera y todas han sido buenas, entretenidas, con variedad en cuanto a lo que había programado. El sábado el tiempo nos dejó hacer lo previsto, hubo muy buen rollo en toda la acampada y lo del baile de disfraces un punto, diremos que salió “bordao” .

Estuvimos retando al viento:

Miguel y Toñi—José Mª y Ángeles—Joaquín y Gloria—Antonio y PaquiTu—Enrique y PaquiMe—MiguelMo y Upe—Pepe y Maricarmen—Miguel Ángel y Maribel—Andrés y Araceli—Ángel y Maricarmen—Paculi y Maricarmen—Alfonso, Eva, Claudia y Marta—Vicente y Mª Jesús—Santiago y Mari—Antonio y Antonia abuelos—Antonio e Isabel—Luís y Tere—Paco, Ana e hija y compañero—Antonio, Mariloli y madre.