Asamblea General Ordinaria – Marbella Playa

Empezamos diciendo que el tiempo era de lo peor, lo que hizo que los socios se plantearan el ir a la Acampada, y sí el sábado a la Asamblea. En parte así ocurrió, ya que el viernes solo los más valientes nos aventuramos a estar en el Camping.

Salimos el viernes desde los lugares de origen, unos por la mañana, para comer en el lugar de acampada y otros fueron, llegando en el transcurso de la tarde y otros el sábado por la mañana, hasta completar un total de 10 instalaciones. Lluvia durante toda la jornada del viernes lo que nos hizo, tanto comer como cenar en las autos, pero nos dio tiempo de dar un paseo y tomar café en un lugar cercano. Unas partiditas de parchís en la auto de Antonio y Mariloli y a dormir.

El sábado también amaneció lluvioso, pero en el transcurso de la mañana se fue aclarando, paseo ya entre nubes y claros y comida al aire libre, por la tarde siesta y preparación de lo que seria la Asamblea General en el bar, que ya estaba preparado para ello. A la Asamblea asistieron un total de 31 personas, estuvo bien, se aprobaron los diferentes puntos del orden del día, y se plantearon las propuestas de salidas/rutas/acampadas, así como la programación de la Acampada Nacional de la FECC, se dieron los carné CCI, transcurrió muy bien y terminó cerca de las 21,00.- horas, charla en el mismo bar, y se quedó, los que asistieron solo a la Asamblea volver el domingo a degustar la paella que invitaba el Presidente por el nacimiento de su nieta Genoveva, ya que el tiempo había mejorado ostensiblemente, y nos aventuramos a prepararla.

El domingo amaneció un día completamente despejado, aunque de madrugada también cayó una buena tromba de agua, hubo para empezar buñuelos de los abuelos, y después cada uno hizo lo que mejor le pareció, paseo, arreglos de autos, etc.., hasta llegar la comida, bastante bien una asistencia de cerca 40 personas, destacar la presencia de la homenajeada, esto es Genoveva y por supuesto Pablo, nietos de Miguel y Toñi. Después de comer, café y “Roscos de Reyes”, que fueron regalados por Toñi, la hija de los abuelos. Seguidamente cada uno partió hacía los lugares de origen.

Un buen fin de semana que se arregló desde el sábado a media mañana, quedando una buena tarde y un buen domingo.