Hermanamiento Club Plasencia

Esta Acampada que la llamamos de Hermanamiento se pensó en la firma de Protocolo que se hizo en Villagarcía de Arousa, barajamos posibilidades de camping a medio a camino entre Málaga y Plasencia, unos porque no reunían las condiciones y otros por estar cerrados, nos decidimos por el de Aracena.

Nos comunicamos con el Club de Plasencia y tras el acuerdo, decidimos la fecha, se empezó a llegar desde el viernes por la mañana, sobre todo los de Málaga, ya que los Extremadura llegaron el viernes tarde y noche.

Tras las presentaciones de los socios de ambos clubes, y después de asentarnos en los lugares que teníamos asignados por la dirección del camping, tuvimos una charla para decidir como plantear las jornadas a pasar juntos.

El viernes cenamos cada club por separado aunque después tomamos nuestras copas en compañía, con tranquilidad y relajación.

El sábado día 25, tras desayunar nos desplazamos a Aracena, sobre todo a comparar algunas cosillas que hacía falta para los buñuelos del domingo, que fue a petición de los socios de Plasencia, y nosotros a complacer con mucho gusto, contando con los abuelos, nos pilló día de mercadillo, lo que hizo que las señoras lo pasaran en grande, algunos se quedaron un poco por el lugar, pero otros tuvimos que retornar al camping, ya que teníamos que hacer la paella para todos, como comida de hermandad. La paella salió a su hora y resultó hasta buena, en el transcurso de la misma en un tono distendido, amistoso y de verdadera camaradería, se intercambiaron los regalos que ambos clubes tenía preparado, con palabras por parte de los presidentes, Lola por Plasencia y M. Merino por Málaga, se brindó con champán y se deseó que 4estos encuentros se produjeran con más asiduidad, ya que esto hace unión y amistad, quedamos que ahora toca mover ficha a Plasencia y encontrarnos en donde ellos crean conveniente.

El mismo sábado noche, fue Plasencia el que invitó a unas chacinas traídas de su tierra y al celebre vino de su zona, estuvimos hasta bien tarde con música y baile familiar.

El domingo día 26, nos levantamos con el olor a buñuelos, que fueron degustados por todos los asistentes en un buen clima, acto seguido y con tranquilidad sobre todo los más lejanos, prepararon sus caravanas y se dispusieron a partir a sus lugares de origen, unos se quedaron hasta el lunes para conocer los lugares típicos de Huelva, los de Málaga comimos en el camping y a partir de la cinco se fueron marchando.

En resumen unas jornadas muy emotivas, de autentica amistad y de hermanamiento entre los dos clubes.