II Ruta por Tierras de Portugal

El Puente de Todos los Santos el Club organiza este año una ruta por tierras de Portugal entrando por Aracena, en esta ocasión hemos viajado 14 autocaravanas, en las que iban 31 adultos y 1 niño, teniendo a Joaquín como un guía magnífico por las carreteras del país vecino, así como en las ciudades y pueblos que hemos visitado, muy bien Joaquín.

Día 31.-
El punto de encuentro estaba previsto en la localidad de Aracena, recinto ferial, ya habíamos hablado con la Policía Local del lugar y no existía problemas para la pernocta. Algunos de los socios partimos por la mañana para llegar al mediodía y comer en la villa, éramos 5 en total. Dimos el paseo, que había tiempo y comimos en restaurante de la zona, muy bien. Después de vuelta a las autos y esperar al resto de los viajeros, que fueron llegando de forma escalonada hasta completar las 14 autocaravanas. También hubo tiempo para dar un paseo nocturno, fotos de rigor y tapeo en bar de la plaza, la especialidad del lugar, productos extremeños y setas, un amplio surtido. A dormir.

Día 1.-
Desayuno en el lugar, en esta ocasión churros, muy buenos, ya que en el mismo sitio del aparcamiento había una churrería . De ahí y a las 10 horas partimos en ruta hacía Rosal de la Frontera, echar gas-oil, y entrar en Portugal, ya se puso Joaquín en cabeza. Pasamos distintos pueblos pequeños, y también grandes como Sherpa, ya estuvimos en otra ocasión de visita. Llegada a Beja, directo al camping municipal, no llegó a 6 € la estancia, como era la hora de comer, lo hicimos en el mismo camping, cada uno sacó lo que llevaba y después a pasear por la calles de Beja, era fiesta y por lo tanto cerrado la mayoría de los comercios, sus calles empedradas como casi todos los pueblos y ciudades de Portugal, por lo menos las peatonales, pueblo muy tranquilo y muy limpio. Cuando anochecía nos fuimos al camping y tuvimos una velada de charla y coloquio, el tiempo era inmejorable, hasta hacía calor, no como en Aracena que tuvimos que abrigarnos un poco. Después a dormir.

Día 2.-
Salida después de desayunar, dirección Setúbal, pasando por Grándola, carretera muy tranquila y sin problemas para las 14 autos en ruta, la distancia apenas 130 Kmtros, llegamos sobre las 12 horas, aparcamos en aparcamiento en el puerto, junto al embarque de los ferrys, 2 € las veinticuatro horas, muy bien, céntrico, junto al paseo y zona de restaurantes. Salimos todos y miramos los menús y precios para comer, encontramos uno, aunque todos eran casi iguales, todos comimos en el mismo sitio, también muy bien, los típicos pescados de la zona y los arroces, además de otros platos. Después de comer a caminar por el centro de la villa, calles estrechas y empedradas, muchos comercios, todos abiertos, muy limpio. Visitamos su Iglesia principal, las plazas, para encaminarnos a la Fortaleza de S. Felipe, buena caminata pero mereció la pena, unas vistas impresionantes de las dos orillas del río Sado, con una Setúbal que se divisaba en su totalidad. Vuelta por otra ruta hasta llegar a las autos, descanso, y los que quisieron se fueron de nuevo a cenar, los demás lo hicieron en su “casas”. Muy bonita la visita a la ciudad.

Día 3.-
A las 9,30.- horas como en día anteriores, de nuevo en ruta después de desayunar, en esta ocasión hacía Évora, siempre por carreteras nacionales, menos transitadas que la autopista y además más baratas, no existió tampoco problemas en la conducción, y esto que éramos muchas autos en ruta. Pensamos que era mejor dirigirnos directamente al camping municipal, aunque había sitios donde aparcar, pero no merecía la pena, ya que el camping costó 8 € por instalación y la comunicación con el centro de la ciudad muy buena, taxis a 5 € cuatro personas. Llegada y como era temprano, nos dispusimos a visitar la ciudad de Évora. Llegada a la Plaza de Giraldo, la principal, en ella había una exhibición de saltos y piruetas por un grupo de acróbatas, de ahí paseando por su calles llegamos a la Catedral, entramos para visitarla y su claustro, con subida a la azotea. Después seguimos callejeando hasta llegar al Templo de Diana, muy parecido al que existe en la ciudad de Mérida, en la misma plaza existen varios monumentos, la Biblioteca, el Palacio dos Lolos y el Museo de Évora.

Preguntamos por un lugar donde comer y nos indicaron uno muy cerca de allí, y nos fuimos todos, se comió bien, pero como éramos veintinueve se les echó el mundo encima a la cocina, no acostumbrados a esta entrada de golpes de clientes. Después de comer, seguimos pateando la ciudad, sus calles céntricas y limpias, visitamos la Iglesia de S. Francisco y su Capela de los Osos, impresionante Capela llena de huesos, calaveras y esqueletos enteros, la Iglesia Convento de Gracia, palacio de D. Manuel y sus jardines. Vuelta a la Plaza de Giraldo, nos sentamos un rato mientras las damas hacían sus compras o visitaban los comercios. Sobre las siete y media de vuelta al camping, nos abrieron una sala de reuniones y allí pasamos el resto de la jornada, jugando al bingo, charla, y un poco de guitarra hasta la hora de retirarse para dormir. Encantadora la visita a la ciudad de Évora, muy bonita ciudad.

Día 4.-
Desayuno en el lugar, y a partir de ahí cada uno tiró y preparó su vuelta a casa, unos en dirección Cabo San Vicente, otros a Algarbe, otros de vuelta a Aracena para visitar la Gruta de las Maravillas, muchos hacía Zafra y de ahí para Andalucía y tres salimos más tarde ya que nos íbamos a quedar en Zafra la noche del domingo.

Los nos quedamos, salimos sobre las diez de la mañana dirección Elvás, con parada en Evoramonte, bonito lugar, con un centro antiguo en lo alto de una montaña y dentro de un recinto amurallado y en el centro su castillo, que se alza en todo lo alto, estaba cerrado ya que no era día de visita, pero mereció la pena la visita, una sola calle pero con unas casa antiquísimas. Siguiendo la ruta, paramos antes de llegar a Elvás donde comimos, muy bien y visitamos la muralla y el centro, que estaban los comercios cerrados, al ser domingo. Llegada a Zafra y directamente al área de la PACA, céntrico y cerrado. Vuelta por el lugar y cena a base de raciones de productos del lugar en la Dehesa de Santa María. A dormir.

Día 5.-
Desayuno en el lugar y vuelta los lugares de origen. Fin del viaje.

Decir que ha sido una salida magnífica, hemos visitado unos lugares preciosos, hemos disfrutado del viaje, no ha habido ningún tipo de problemas entre los expedicionarios, todos hemos hecho una piña, todos hemos ido a todos los lugares juntos, no se ha destacado nadie, los horarios se han cumplido y hemos tenido un guía excepcional por tierras portuguesas, el tiempo se ha comportado, ha hecho calor, solo por las tardes refrescaba un poco. La experiencia ha sido inolvidable y repetiremos en otra ocasión, de eso podemos estar seguro.

En esta ocasión hemos disfrutado del viaje: Miguel y Toñi—Joaquín y Gloria—Pepe, Maricarmen, Lorenzo y María—Enrique y PaquiMe—Kristian y Anza—José Mª y Ángeles—Santiago y Mari—Ángel y Maricarmen—Miguel y Antonia—Miguel, Upe y Hermana—David, Elvi y Miguelito—Antonio e Isabel—PacoGa y Maribel—Rafael y Rafi.