Parques Naturales de Ciudad Real

Otro año más el Club se va de ruta en Semana Blanca, solo fiesta para la provincia de Málaga, lo cual no es óbice para que socios no de Málaga y provincia hayan estado en la misma. En esta ocasión hemos hecho esta salida un total de 12 autocaravanas, 24 personas adultas.

Domingo día 24.-

Salida de las instalaciones de Autocaravanas Hidalgo sobre las 10, 30 de la mañana, el tiempo estaba un poco revuelto, pero tuvimos suerte y no nos llovió en todo el día. Tomamos dirección Córdoba, Montoro con llegada al mediodía al pantano de Martín Gonzalo, lugar elegido para comer, una buena explanada, con espacio para aparcar y sacar las mesas con nuestra comida, ya que el día al final se arregló e hizo calor. Comida, y celebración del cumpleaños de Kristian, con tarta traída por Ansa, una autocaravana Himmer hecha pastel, paseo por los alrededores y sobre las cinco de la tarde salida hacía Puertollano, lugar de pernocta, carretera en buen estado y tranquila. Aparcamos en el lugar que ya conocíamos, frente al centro comercial, junto al campo de fútbol. Paseo por el pueblo, un buen paseo, ya que el centro está distante del aparcamiento, pero no se hizo largo. Vuelta alas autos, sacamos unos pocos unas tapas y a dormir.

Lunes día 25.-

Desayuno en el lugar, niebla que se fue quitando en el transcurso de la mañana, salida a las diez horas, como todos los días a partir de aquí, dirección Abenójar, Puerta de Don Rodrigo con parada técnica, compras y café y hacer hora para comer en Fontanarejo, carretera de montaña con un paisaje expléndido unas vistas impresionanteleimos que el pueblo tenía un Museo Etnobotánico y típicas calles, lo del Museo se quitó hace años, eso nos indicó la mujer del Alcalde, que gentilmente nos abrió los jardines de la piscina municipal para que la utilicemos para sacar nuestras mesa y comer, y después llenar de agua, buena gente. Después de comer visitamos el pueblo, pequeño, llegamos hasta la iglesia que domina desde lo alto todo el lugar. Salida a las cinco por el mismo camino de montaña y siguiendo con un panorama maravilloso, llegamos a Horcajo de los Montes, una de las puertas del Parque Natural de Cabañeros, lo primero que hacemos es buscar la oficina donde se organizan rutas con todo-terreno, lo contratamos para el día siguiente, la salida será alas siete y media de la mañana, no nos importa. Aparcamos en el mismo centro, junto a un parque, damos una vuelta y buscamos a Bonifacio, un artista del barro y del corcho, que gustosamente nos abre su despensa y nos ofrece todos los productos típicos de la zona. Buscamos donde cenar comida de caza, que es lo que prima en el lugar, encontramos uno frente a las autos, muy bien. A dormir que hay que madrugar.

Martes Día 26.-

Madrugón, a las siete todos en la calle, con el café bebido y el bocadillo preparado. A las siete y media nos recogen tres vehículos todo-terreno, y nos adentramos por pistas de tierra en el interior del Parque Natural de Cabañeros, atravesamos un bosque de quejigales, lleno de liquen, que con la humedad y casi amaneciendo, parecía que atravesabamos un bosque en una película de terror, una preciosidad, pero mejor cuando llegamos a la raña o llanura, amaneciendo y el sol saliendo con todo su esplendor, estábamos en la sabana africana, con un paisaje indescriptible, los árboles en medio de la neblina y el sol saliendo, extraordinaria estampa. Siguiendo con el paseo nos trasladan, siempre por el interior del Parque, y viendo de vez en cuando a animales sueltos, gamos, ciervos, buitres, etc…, a visitar el habitat natural de estos animales, parada y sacan unos teleobjetivos para verlos en la ladera de los montes. Después de la parada y comida del bocadillo, de nuevo a bordo de los vehículos, atravesamos todo la raña o llanura y nos adentramos por otro lugar del Parque para desde allí observar al águila imperial y a los buitres, seguimos por una ladera y volvemos al punto del bosque de los quejigales, pero por otro lado, con parada para hacer fotos en el lugar tan precioso, nos dejan el punto de partida después de cuatro horas de visita.

Llegada a las autos y como nos indican que tenemos que visitar “la chorrera”, y se puede llegar con las autos cerca, con aparcamiento y bancos y mesas donde poder comer, solamente tenemos que hacrer una ruta por un sendero hasta llegar a la chorrera, una pequeña catarata, muy bonita, que con los reflejos del sol el agua etaba con los colores del arco iris, un buen paseo que se hizo sin problemas, aunque hacía calor. Después de esto a preoparar en el lugar la comida, cada uno sacó lo que llevaba y acto seguido se sacó una tarta para celebrar el cumpleaños del presi, y como la pernocta sería en el mismo sitio de la noche anterior, nos permitimos champán y otras cositas, hasta se bailó. De vuelta al mismo sitio de la noche anterior, un lugar tranquilo, se incorporan a la ruta Andrés y Araceli. Buscamos un lugar diferente al de ayer para cenar y bastante bien. A dormir.

Miércoles día 27.-

Partimos después de desayunar a las diez de la mañana, hora oficial de esta ruta para las salidas, dirección Retuerta de Bullaque, atravesando todo el Parque Natural de Cabañeros. Atravesamos el Puerto del Rubial con unas vistas del parque impresionantes, la llanura abajo con su clásica neblina, pasamos Retuerta dirección Navas de Estena, donde pensamos visitar el “boquerón de Estena” y “las torres”. Llegada y preguntamos por las rutas, hacemos lo que nos indican y aparcamos en un llano donde se está construyendo un camping, dejamos las autos y hay que hacer unos dos kilometros hasta llegar al boqueróan que no es nada más que el estrechamiento del rio entre montañas y las torres es una serie de piedras enormes que simulan, no dos, sino varias torres, muy bonito el paisaje y mejor el paseo, plena naturaleza, el tiempo seguía siendo magnífico. Siguiendo las indicaciones volvemos alas autos y por un camino estrecho llegamos a un Area donde aparcamos, un poco “achuchaos”, en ela otra entrada del boquerón, un sitio con cesped a la orilla del rio, maravilloso, sacamos las mesas y cada uno saca lo que lleva, buena jornada. Siesta y de vuelta en ruta dirección Navahermosa, siempre pasamos de un valle a otro a través de algún puerto de montaña, en esta ocasión el Risco de las Paradas, y las vistas siguen siendo impresionantes. Llegada, buscamos donde aparcar y dormir, lo encontramos entre calles de la zona, el pueblo, como tantos como otros del lugar, ni fu ni fa, damos un paseo y comemos cada uno en su auto.

Jueves día 28.-

A las diez de la mañana y después de desayunar a la carretera, en esta ocasión, no sin antes repostar de gasoil, salimos hacia Menasalbas, buscando San Pablo de los Montes, ruta tranquila, aparcamos en la puerta del polideportivo y damos un paseo por el pueblo, bonito lugar, compras y subida, algunos a la ermita, donde se divisa todo el pueblo, precioso, pero la caminata es para pocos, con una subida bastante considerable. Se incorporan Angel y Maricarmen. Preguntamos donde comer y nos indican en el Balneario El Sagrario, donde hay una Granja escuela de animales de granja que se puede visitar y sin problemas de aparcamiento para las autos. Buena comida y buen precio. Damos un tiempo de descanso y a través de carretera de montaña y estrecha, con un puerto desde el que se divisa todo un paisaje extraordinario bajamos a los Baños de Robledillo, en esta época del año cerrado, en ruta nos encontramos con un rebaño de vacas que nos impide el paso, pero con tranquilidad pasamos.

Seguimos ruta hacia Los Yébenes que lo pasamos y llegada a Consuegra, subimos a los Molinos y al Castillo, fotos y a contemplar desde lo alto todo el pueblo de Consuegra, después bajamos y directamente al parque donde aparcamos y pernoctamos, se incorporan PacoMe y Conchi. Dejamos las autos y damos un paseo por el lugar, pero como en todos los sitios de esta zona, a las siete de la tarde no hay nadie por sus calles, tranquilidad y a dormir, despues de tapear en un bar cercano.

Viernes día 29.-

Desayuno y salida directamente a las Tablas de Daimiel, via Fuente del Fresno. Nos dejan Enrique y PaquiMe, y también Santiago y Mari, vuelven a sus lugares de origen. Llegada y aparcamos en el exterior del Centro de Interpretación, en un llano con mucha hierba, muy bien, pedimos información y hacemos una de las rutas alrededor de las Tablas, con poca agua pero sigue siendo interesante su visita y amena, terminada la misma y viendo la hora, pedimos permiso para sacar nuestras mesas y sillas y comer en el lugar, sin problemas, come con nosotros Miguel Angel y Maribel, que iban camino de Madrid, el tiempo seguía siendo excelente. Siesta y salida dirección Manzanares, La Solana, Alhambra, para desembocar en Ruidera, aparcamiento ya conocido, tranquilo y amplio. Nos da tiempo porque todavía es de día de dirigirnos al Hundimiento, un paseíto corto y sirve para estirar las piernas y además que merece la pena la visita, esa catarata con una fuerza y un caudal de agua enorme. Volvemos a las autos y nos vamos a dar una vuelta por la zona y comprar algunos productos de la zona y otros necesarios para la cena, algunos picoteamos en un bar del lugar. A dormir.

Sábado día 1.-

Salida a las diez después de desayunar, como viene siendo habitual, recorrido por todo el lateral de las Lagunas con varias paradas, fotos y paseos, subida a un mirador donde se divisan tanto los de una parte como los de la otra, a ambos lados las vistas son preciosas, estamos en las Lagunas de Ruidera cerca de dos horas y partimos para visitar la Cueva de Montesinos, donde Cervantes menciona en el Quijote en dos capítulos, entramos con linternas que ya llevamos preparadas, con mucho cuidado porque está bastante oscuro y dice que hay murciélagos, nosotros no los vimos, de allí buscamos la Ermita del Patrón de Ossa de Montiel, un poco más abajo, donde aparcamos las autos y comemos con nuestras cosas.

Damos un pequeño descanso y salida a Ossa de Montiel, parada en fábrica de quesos, degustación y compra, por cierto el que se compró está muy buena. Siguiendo la ruta llegamos a Villanueva de los Infantes, aparcamos para visitarlo, su Iglesia, su plaza, sus calles peatonales y también el lugar donde terminó sus dias Quevedo. Acto seguido partimos dirección Valdepeñas, dormimos en el mismo lugar de siempre. Damos un paseo por la ciudad, los bares que acostumbramos visitar estaban a tope de gente, pero entramos en otro que tampoco estuvo del todo mal. A dormir.

Domingo día 2.-

Andrés y Araceli partieron a las siete y media hacía Sevilla, los demás desayuno y después Joaquín y Gloria, Kristian y Ansa y Luis y Tere, partieron hacia el norte, los que quedamos hacia el sur, con parada en Riofrio para comer, a tope, domingo, buen tiempo y las dos y media de la tarde, ya os podeis imaginar, pero encontramos sitio y comimos bien. De nuevo en carretera cada uno para su casa.

Una buena Semana Blanca, el tiempo menos mal que nos acompañó en todo el recorrido, hemos viajado por carreteras de montaña con unos paisajes extraordinario, hemos visitado lugares de películas, hemos contemplado amaneceres, atardeceres que quedan en nuestra memoria, hemos parado a comer en sitios que no nos podíamos imaginar, pero sobre todo, lo mejor el grupo, con un ambiente magnífico, todos a una, respetando horarios, rutas y sin crear problemas de convivencia, como era de esperar, otra vez la nota ha sido un diez, ya estamos preparados para la próxima.

Hemos efectuado esta ruta: Miguel y Toñi—Joaquín y Gloria—MiguelMor y Upe—Pepe y Maricarmen—Andrés y Araceli—Angel y Maricarmen—Santiago y Mari—Luis y Tere—Enrique y PaquiMe—Antonio e Isabel—Kristian y Ansa—PacoMe y Conchi—y nos acompañó en Daimiel Miguel Angel y Maribel.