PRE-RUTA MATANZA RIOLOBOS 17 a 21 de FEBRERO

006 casar de caceeres 090 088 078 plasencia 071 ruta 068 066 063 la alberca 060 058 057 mogarraz 045 041 037 032 miranda del castañar 022 018 016 014 011 candelario 008006 casar de caceeres

 

3.- Pre-Ruta Matanza Riolobos del 17 al 21 de Febrero.-

Previo a la Matanza de Riolobos, organizada por el Club hermano de Plasencia, a la que hemos sido invitados, unos socios que teníamos tiempo realizamos una pequeña ruta por tierras de Salamanca, visitando lugares, tanto de Extremadura en la provincia de Cáceres, como Casar de Cáceres donde empezamos y terminando en la localidad de Plasencia, de Salamanca las localidades de Candelario, Miranda del Castañar, Mogarraz y La Alberca y algunos lugares en ruta. Hemos estado en esta pequeña ruta 9 autocaravanas con un total de 18 adultos y 1 niño.

En cuanto al tiempo ha hecho de todo, desde lluvia en la primera parte, buen tiempo después, aunque con frio y terminamos con la lluvia de nuevo, pero que no ha sido acicate para pasarlo bien y conocer a fondo estos lugares, ya que tampoco eran del todo muy grandes, son localidades pequeñas pero que tienen su encanto.

Domingo día 17.-

Salimos de Málaga y nos citamos como es costumbre en Venta Cotrina, en la primera cita éramos cuatro socios, en ruta en Venta la Yedra otro socio más y en Monasterio se sumaron otros dos, completando la expidición los restantes en Candelario. Paramos a comer, como es costumbre cuando viajamos por la zona en Fuente de Cantos, Venta El Gato, un poco de descanso y seguimos dirección Casar de Cáceres, donde sería la pernocta, ya que en el Area de Cáceres solo pueden estar 6 autos, y según nos enteramos han prohibido la pernocta por los abusos cometidos.

Aparcamos en el lugar que estaba previsto, cerca de La Charca, como se conoce el lugar, amplio aparcamiento, tranquilo, empieza a llover y nos disponemos a visitar el lugar, poco que reseñar, la Iglesia cerrada, la Plaza del Ayuntamiento y sus calles. tomamos café y unos vinos, pero no había tapas, así que nos vamos y buscamos otro lugar, pese a la lluvia encontramos otro más alejado, en él tapeamos lo que tenían y después de vuelta a dormir.

Lunes día 18.-

Desayuno en el lugar, no llueve y parece que el día nos acompañará, se hacen algunas fotos de la charca y salimos dirección Candelario por la nacional 630, no queremos autovía, pero nos desviamos para visitar las Ruinas romanas de Caparra, pero nuestro gozo en un pozo, al ser lunes estaban cerradas, lo dejamos para otra ocasión. Llegada a Candelario al mediodía, aparcamos detrás del Polideportivo, junto al campo de fútbol de la localidad, en pleno centro del pueblo,  no podemos hacerlo en otro sitio, entramos todos.

Buscamos un lugar donde comer, pero primero hacemos parada en el Bar El Portón, unos vinos del lugar con unas tapas de champiñones que está buenísimos. Nos indican que el lunes es un mal día para restaurantes, solo hay dos abiertos. Damos un paseo por el pueblo, calles empedradas, estrechas, muy bonitas, con la peculiaridad de que el agua corre por sus calles a través de canales.

Comemos en un restaurante-hostal del centro, menú a 12 euros, es lo que hay, aunque no estuvo mal, había variedad para elegir entre los primeros y los segundos. Después de comer, el café y el chupito a seguir “pateando” el pueblo, subimos a la parte alta, la Iglesia, cerrada, algún que otro comercio con recuerdos del lugar y hecho de modo artesanal.

Matamos el tiempo como mejor podemos, aunque la tarde no se hace muy larga, abren la Ermita que hay al entrar a la localidad, junto donde estamos aparcados, visitamos el jardín y tomamos alguna que otra foto que nos faltaba. Ya anochecido nos recogemos, hace frio, la montaña de enfrente, la Sierra de Béjar está nevada. A dormir.

Martes día 19.-

Desayuno en el lugar, Pepe Gago tenía un pequeño problema en la auto que se resolvió allí mismo, salía agua por el interior, un manguito de la salida del lavabo. Tomamos dirección La Alberca, pero con la idea de visitar Miranda del Castañar, lugar recomendado y no nos defraudó, aparcamos a la entrada del pueblo, frente al Centro de Salud, aunque también se podría haber hecho en la plaza de la localidad, Plaza de Toros.

El pueblo, muy bonito, en forma de pez con cuatro puertas blasonadas, en una de las calles se nos arrimó un vecino y se ofreció a enseñarnos y guiarnos por su calles dándonos toda clase de explicaciones, totalmente gratis, ahora eso sí, después nos invitó a conocer el Museo-Tienda del Vino de su propiedad. Calles estrechas, empedradas, balcones con su grandes vigas de madera y todo de piedra, La Iglesia cerrada, aunque nos dijo que tampoco era meritoria, solo nos explicó como era y la ampliación que se hizo, respetando las murallas que rodean el pueblo, las vistas impresionantes. Decir que para llegar solo hay una carretera, la misma que tenemos que coger cuando nos vallamos, hay que ir no coge de paso.

El mismo guía nos recomienda que visitemos la localidad de Mogarraz, a siete kilómetros, y después por la misma carretera llegar a La Alberca, carretera de montaña, estrecha y con curva, pero muy bonita. Llegamos a Mogarraz, con la intención de comer allí, nos recomiendan El Taurino, no hay mucho donde escoger, ya que al no haber visitantes entre semana, solo los domingos acuden más, pero hay para todos y se comparte. La singularidad del lugar es que en las fachadas de casi todas las casa del pueblo hay retratos-pinturas de los vecinos que allí vivían,  se sacaron de un baúl, según nos cuentan, que encontró un fotógrafo y se le ocurrió la idea, contando con los fotografiados de colocarlos en las fachadas de sus casas.

Después de comer, y como las autos las teníamos aparcadas junto a dos grandes tiendas-almacenes de jamones y chacinas del lugar, pues le dedicamos un tiempo a compras, el que quiso.

Siguiendo la ruta, por carretera estrecha y de subida llegamos a La Alberca, aparcamiento junto al Centro de interpretación, Area de Autocaravanas. El tiempo ya se estaba poniendo malo, con lluvia y frio. Damos un paseo por las calles de La Alberca, ya conocida por algunos, yo diría que por casi todos. Nadie por las calles, solo algunos visitantes de los autobuses que llegaban, las tiendas estaban abiertas pero la Iglesia cerrada, se hacen fotos, tomamos café y se hacen algunas compras, sobre todo de legumbres.

Al subir hacía las autos nos topamos con la campana de las Animas, que recorre el pueblo tocando y con parada en cada esquina de las calles para rezar, esta tradición es muy antigua y se sigue llevando a cabo, aunque ya vestidas a la usanza moderna, no como anteriormente, salen al oscurecer. Llegada a las autos, un poco de tertulia, aunque llueve y adormir.

Miércoles día 20.-

Desayuno en el lugar, pensábamos hacer la ruta hasta Plasencia por las Batuecas, pero el tiempo no era el apropiado para hacerlo, así que lo hacemos por lo fácil, aunque a decir verdad el Tom-Tom, nos llevó por una ruta de montaña, pero eso sí, con unas vistas y unos parajes magníficos, paramos en el camino para hacer fotos, subiendo a Lagunillas nos cogió una niebla que casi no se veía. Se llamó a Juan de Plasencia para que nos esperara a nuestra llegada. Aparcamos en el Parque de los Pinos, en primera ocasión cada uno como pudo, ya que había bastantes coches, después nos cambiamos.

Juan nos esperaba en la Plaza, tomamos unos vinos y sus correspondientes tapas en La Pitarra del Gordo, y después nos llevó a un sitio donde había menú para comer. Quedamos con él para que nos diera una vuelta por Plasencia y nos enseñara algunos Monumentos para quien no conocía la ciudad. Entramos en la Catedral y después en el Museo Etnográfico, que estaba de guóa Lola la Presidente del Club de la localidad, fue explicando todo lo concerniente al Museo, de allí al Parador y calles típicas, nos enseño un nuevo aparcamiento La Isla donde también tenemos cabida las autos. Terminamos tomando unos vinos, solo unos pocos, los demás se fueron a las autos, el tiempo estaba revuelto. A dormir.

En definitiva un Pre-Ruta interesante, con bonitos lugares visitados, el tiempo como digo al principio, de todo, el personal muy bien como de costumbre, con ganas de conocer y de pasarlo bien.

Hemos hecho esta pre-ruta:

Miguel y Toñi–Pepe y Mari–Manolo y Carmencita–Pepe y Maricarmen–Luis y Tere–Manuel y Agueda–Pepe, Anamari y Ián–Juan y Carmen–Enrique y Lourdes.