Pre-Sardinada Camping El Cortijo

Como estaba previsto se celebró la Pre-sardinada en el camping El Cortijo de Ronda, con una aceptable asistencia, un total de 18 socios, 17 instalaciones y 43 personas.

Durante la jornada del viernes empezaron a llegar instalaciones al recinto del Camping, unos por la mañana, y otros en el transcurso de la tarde/noche, el resto por la mañana del sábado. Durante la tarde, con un tiempo poco nublado y bastante aire nos fuimos acomodando, para después a la hora de la cena, cada uno puso sobre la mesa lo que tenía, estar un rato de charla y esperar a los que iban llegando. En la noche sobre las 2 de la madrugada el aire era un vendaval, hasta llegó a tronchar una rama de árbol, menos mal que tuvimos la precaución de quitar los toldos.

El sábado amaneció igual que terminó el viernes con un fuerte viento, que nos hizo dudar el tema de la comida. La comida, que por cierto, sería una invitación de Vicente y Mª Jesús, por haber conseguido la plaza en Antequera. Al final decidimos seguir con la programación, aunque previniendo, pedimos permiso a la dirección del camping para utilizar uno de los sótanos que tiene en la parte de fuera, no hubo problemas.

La mañana la dedicamos a Ronda de compras para la preparación de la comida del mediodía, y para la del domingo, la primera, costillas y pollo al ajillo, acompañados de patatas fritas, cada plato con distinta cocción. A la hora de comer el viento amainó y decidimos colocar un toldo de contraviento y comimos en nuestras parcelas, muy bien y la comida muy buena, estuvo a cargo de José Mª con sus indiscutibles pinches. Por la tarde, siesta los que pudieron, parchís para las damas y los currantes a buscar leña para la sardinada de la noche, que esta era a escote.

A eso de las 9 de la noche, se prepararon los carrillos con la arena y la leña, se prendió fuego y una vez que estuvo a su punto a espetar sardinas, 25 kilos y una caja de regalo por parte del proveedor, el abuelo era el maestro de ceremonia como de costumbre y sus ayudantes, las sardinas buenísimas, eran de un tamaño mediano, y que fueron degustadas por los asistentes hasta que ya no se podía más, sobraron unas pocas, comentar que en las cajas recuperamos casi un cubo de jurelitos que se frieron el domingo al mediodía. Después, tertulia, música y algún que otro cubata para terminar la velada.

El domingo amaneció un día diferente, con sol, sin viento y con bastante calor, desayuno y algunos y algunas se fueron a Ronda, había desfile por motivo del Día de las Fuerzas Armadas.

Después a preparar lo que sería la comida del mediodía, jurelitos fritos y fideuá, por gentileza de José Mª, que corrió con los gastos de la misma. Comentar que la fideuá estuvo condimentada con bogavante, cigalas, gambas, chipirones, almejas y mejillones, tenía que salir buena por fuerza, y salió como no. Se hicieron un total de 4,5 kilos de fideos especiales para ello, sobró solo un poco que algunos se llevaron para comerla en casa.

Terminada la comida, reposo, parchís, hasta que cada uno optó por marcharse a sus lugares de destino, la tarde invitaba a quedarse hasta que se pudiera.

Una buen fin de semana, que como ya decimos al principio, con buena asistencia, sin problemas de convivencia, buen rollo, y se pasó bastante bien.