PreSardinada Camping El Cortijo

Al igual que en años anteriores, y en el mismo escenario hacemos una Pre-Sardinada en la que invitamos a nuestros “hermanos” de Plasencia, que no han podido venir en esta ocasión, y también a los compañeros del Club Aire Libre de Huelva, con una participación de 4 autocaravanas, 2 caravanas, haciendo un total de 16 personas. Por nuestra parte hemos asistido un total de 26 autocaravanas, 67 adultos y dos niños, creemos una buena participación. El tiempo ha estado un poco revuelto, a veces con lluvia y otras con sol y bastante calor, pero que no nos ha perjudicado en nada para lo que teníamos previsto.

Día 23, viernes.-

Empezamos a llegar desde por la mañana, aunque la noche del jueves ya estábamos algunos en el camping. Los que estábamos al mediodía, comimos allí mismo con la comida que cada uno aportó, y también se aprovechó para dar una vuelta por la ciudad de Ronda. Después por la tarde ya casi llegaron el grueso de todos los asistentes, otros hasta el sábado no arribaron al lugar de concentración. La tarde se dedicó a todo lo que acostumbramos a hacer cuando visitamos el Camping “El Cortijo”, pasear, parchis, pokino, limpieza de autos, etc…, la noche, se preparó un toldo y con dos más de las autos se hizo un lugar donde podamos estar todos y compartir la cena, conjuntamente con los compañeros de Huelva, después de un rato de tertulia, a dormir.

Día 24, sábado.-

Desayuno en el lugar, el día amaneció bueno, con algo de nubes, pero sin amenaza de lluvia, fuimos a Ronda a comprar los ingredientes de la comida del domingo al mediodía, paella con costillas y magro. Una vez comprado todo, vuelta al camping, los demás con las tareas de siempre, relax total y tranquilidad, paseos, juegos, charla entre los socios, etc…, aunque algunos optaron el sacar las autos y dar un paseo y compras en la ciudad de Ronda. También se visitó la Feria de Agroalimentaria, en el recinto ferial y ver las instalaciones, sobre todos el tema de los servicios.
Al mediodía, Santiago y Mari, con motivo de la boda de su hijo Santi, nos obsequiaron con un jamón y un queso, que se partió y se repartió en platos a todas las mesa, que junto con lo que cada uno aportó, hicimos una comida de lujo, todo un pasillo del camping lleno de mesas y sillas, éramos casi 90 asistentes, tuvimos acto seguido una buena sobremesa.
Después de la siesta, y al atardecer a preparar el lugar de la Pre-Sardinada, las sardinas las trajeron a media tarde, que también fueron pagadas por Santiago y Mari por el mismo motivo, así que estos gestos se agradecen y desde aquí deseamos a Santi y Ana que sean felices en su vida de casados. El lugar de preparación, en este año ha cambiado, lo hemos hecho en una barbacoa preparada junto a la depuradora del camping, hecha de mampostería, con bancos, mesas, un techado y con fregaderos y puntos de luz, muy bien acondicionado todo y con suelo rústico. Se buscó un lugar para el fuego y se empezó a trabajar en su preparación, montón de arena, lugar para la leña y solo faltaba el espetar las sardinas, Santiago maestro de ceremonia en este aspecto, bajo la supervisión del abuelo quien era el responsable total de la pre-sardinada, además contó con otros colaboradores en el fuego y en el asado.. Todo salió a la perfección, 30 kilos de sardinas de las que solo sobraron dos espetos, éxito total y felicidades una vez más para Antonio, el abuelo. Recogida y vuelta hacia las calles, el que quiso a tomarse un cubata, y cuando empezó e lloviznar a dormir.

Día 25, domingo.-

Desayuno en el lugar, aunque la mañana amaneció con lluvia, y todo hacía presagiar que iba a ser la tónica del día y que la paella no la haríamos, pero todo cambió sobre las 12 del mediodía, se quitaron las nubes, salió el sol, y el suelo del camping chupó casi toda el agua caída con anterioridad, así que manos a la obra, así que el Presi con un grupo de colaboradores empezaron a preparar el refrito, y sobre las dos de la tarde salió un gran paella de seis kilos de arroz, que según comentaron estaba buena, otra vez tuvimos suerte, en esta ocasión la paella se pagó a escote. Después de saborear la paella, algunos se fueron al bar a tomar café, pero en ese preciso momento se nubló, y cayó una tromba de agua que casi no dio tiempo a quitar mesas y sillas, solo fue una media hora de agua para salir el sol y otra vez quedarse completamente despejado. La hora del adiós, cada uno fue preparando sus autos para marchar a sus lugares de origen.
Comentar como siempre se hace, que el fin de semana ha sido muy bueno, en cuanto a participación, colaboración de los asistentes en todo lo que hacía falta, buena convivencia y los compañeros de Huelva se fueron encantados con los momentos vividos en el camping, solo el tiempo que en determinados momentos no acompañó, pero como decimos al principio no influyó en las comidas y actos previstos.

Estuvimos en Ronda:
Miguel y Toñi—Antonio y PaquiTu—Enrique y PaquiMe—Pepe y Maricarmen—Andrés y Araceli—MiguelMor y Upe—Alfonso, Eva, Claudia y Marta—Paculi y Maricarmen—Santiago y Mari—Luís y Tere—Joaquín y Gloria—Juan Alfonso y Maricarmen—Miguel Ángel y Maribel—Antonio y Antonia, abuelos—Arturo y Cate—Miguel y Antonia—Rafael y Rafi—Pepe y Anamari, nuevos socios—Antonio, Isabel y cinco familiares—Antonio y Mariloli y sra Paca—Manolo y Pepi—Paco, Ana, e hijos—Juan y Mari—José Luís y Menchu—Manolo, Mº Ángeles y Rosa, nuevos socios—José María y Mª Ángeles. y por parte del Club Aire Libre Huelva 16 adultos.