Previa Sardinada Camping El Cortijo – Ronda

Esta salida surgió en la propia de la Acampada del 20º Aniversario, ya que había que hacer una previa a la Moraga oficial, con un único motivo, preparación a espetar las sardinas en sus cañas, ya que Antonio Mata, el encargado del tema Moraga, solo no puede con siete cajas de sardinas, que es lo que esperamos que se hagan.

En la propia Acampada, se fue avisando a los socios y a los que no asistieron, también se les notificó de viva voz, sin escrito. Empezamos a llegar desde el jueves por la tarde, para el grueso, empezó a hacerlo a partir del viernes tarde y algunos, los que traerían las sardinas el sábado por la mañana, también lo hicieron los Abuelos por haber vendido su Autocaravana, decir que esta espetada previa fue pagada a escote por los asistentes

La noche del viernes, así como la tarde se dedicó al paseo, a la cogida de espárragos por los olivos y al descanso, para después cena de convivencia, un poco de charla y a dormir.

El sábado despertar temprano, desayuno en el bar del camping y después cada uno lo dedicó a lo que quiso, otros a preparar a acondicionar el lugar de la Moraga, y a preparar las cañas para los espetos. Las sardinas llegaron en el transcurso de la mañana. A la hora de la preparación, dos se dedicaron a las cañas, Santiago y Horacio bajo la dirección del “Abuelo”, la preparación del fuego, la arena y demás corrió a cargo del Presi y lo demás a Antonio Mata.

Comentar que salieron buenísimas, fueron un total de veinte kilos de sardinas, creo que está bien, todas se comieron aunque sobraron algunas que se desmenuzaron y el domingo en una pipirrana se comieron, la anécdota, Juan Alfonso y su hijo, no pudieron más y abandonaron, por eso sobraron las que sobraron.

Por la noche cena en comunidad los que quisieron, ya que todavía hacían efecto las sardinas de la mañana, se pasó la velada contando historias y comentando lo que fue la Acampada del 20º Aniversario, muy ameno y coloquial resultó.

Domingo día 30, desayuno en el bar del camping, y lo mismo del día anterior, paseo, visita al mercadillo de los domingos en Ronda y a esperar la hora de comer, que fue a base de Barbacoa, el sobrante de la que hizo el día de la Acampada, es que había que desocupar los frigoríficos, de los socios que se llevaron el sobrante, también transcurrió muy bien la mañana, después un poco de siesta y preparación para los que se marchaban por la tarde, dos nos quedamos hasta la mañana del lunes.

Como todas las salidas resultó espléndida, buen tiempo, buena armonía, camaradería, sin ningún tipo de incidentes que comentar.