Región de Murcia y Albacete

Esta Ruta Libre, estaba en un principio prevista para visitar la Región de Murcia hasta La Manga del Mar Menor, pero que por cuestiones logísticas, no podíamos pernoctar en toda la franja de la Manga del Mar Menor, estaba prohibido, nos mandaban pernoctar a los camping de la zona. Por ello, decidimos, descartar esta parte y sustituirla por la provincia de Albacete, en particular el Nacimiento del Río Mundo. Fuimos 9 autocaravanas y un total de 18 personas.

Día 5.- Durante todo el día fuimos saliendo desde nuestros lugares de origen para llegar al punto de encuentro en la ciudad de Guadix, aparcamiento justamente debajo de la Catedral, amplio y tranquilo. Los que fuimos los primeros dedicamos lo que quedaba de tarde para visitar la ciudad, la Catedral que estaba cerrada y nos indicaron que podía hacerse por la mañana la visita, nos dirigimos al centro Plaza de las Palomas, el Palacio de Peñaflor, etc. Más tarde llegaron los que faltaban hasta completar el total de expedicionarios, cena en un restaurante-bar de la zona, opcional, y a dormir.

Día 6.- Desayuno en el lugar y después, el que quiso, visita a la Catedral, muy bonito su interior. De nuevo en las autocaravanas, salida a las 11,00 horas dirección Caravaca de la Cruz, siguiendo la ruta, Baza, Cúllar, Puebla de Don Fabrique y llegada a Caravaca, no sin antes hacer una parada intermedia.
Llegada a Caravaca a la hora de comer, ya desde unos kilómetros se divisaba el Santuario de la Vera Cruz, comimos muy cerca del aparcamiento donde dejamos las autos, muy céntrico, muy tranquilo, está para los autobuses. Después de comer, a visitar la ciudad, que tiene muchas cosas que ver, en especial el Santuario al que llegamos paseando por el casco antiguo, en el que había un Mercado Medieval, todos los puestos estaban abiertos. El Santuario en lo alto de la loma con un gran llano en su entrada en el que se abrían las puertas del mismo, coronado con una inmensa Cruz de Caravaca, su interior para verlo y un altar mayor con la imagen de la Cruz. En la Sacristía se encuentra en una hornacina la verdadera Cruz de Caravaca, que según la historia la trajeron dos ángeles para decir la Santa Misa el fraile Chirino. Concertamos una visita guiada por el museo del Santuario, donde se nos explicó toda la historia de la ciudad.
Terminada la visita, intentamos visitar el Museo de las Fiestas pero ya estaba cerrado, lo dejamos para el día siguiente. Unos se fueron a las autos a descansar, y otros otra vez a “patear” las calles, vimos el Templete y otras calles y plazas de la villa. Terminamos de vuelta por el Mercado Medieval, que cerraban a partir de las nueve de la noche. A dormir.

Día 7.- Desayuno en las autos y visita guiada por el Museo de las Fiestas, curioso y digno de visitar, en él nos narran como son las fiestas de la ciudad, unos festejos que se prolongan durante varios días de mayo. En ellos se bendicen las aguas y el vino, hay desfiles y luchas entre moros y cristianos, procesiones de la Santa Cruz, y el día dedicado al caballo, se adornan con arneses, que cuestan hasta siete mil euros, por lo que nos cuentan y lo que vemos en fotos deben de ser unas fiestas para vivirlas.
Terminada la visita de nuevo en las autos, nos vamos dirección Fuente del Marqués, paraje natural a unos dos kilómetros, nacimiento de un río, cuevas y un Área de Naturaleza con Albergue. Damos nuestro paseo y decidimos quedarnos a comer en el restaurante del lugar. Siesta y de nuevo en ruta hacía Elche de la Sierra donde pernoctaremos, la carretera con unas vistas preciosas, de montaña. Llegada a Elche de la Sierra, buscamos donde aparcar, que lo encontramos bajo el Polideportivo, en la zona de deportes, amplio, terrizo y en el centro del pueblo prácticamente. Vuelta por sus calles, nada destacable, solo su Iglesia. Buscamos un bar para tomar unas cervezas y tapas y a dormir.

Día 8.- Desayuno y partimos dirección Riopar, no sin antes hacer un recorrido por la parte norte de Elche de la Sierra, hasta llegar a Ayna, la llaman “la Suiza manchega”, ya que sus casa están colgando en la ladera de un desfiladero, subimos al Mirador “Las Mayas”, nuestro pensamiento era seguir hasta Lietor y volver por otro sitio, pero los mismos vecinos del lugar nos aconsejaron volver por el mismo camino de la llegada, eso hicimos, el paisaje era magnífico, el tiempo frio pero claro, y nos recreamos en la ruta. De nuevo en la carretera de Riopar con llegada al mediodía, Comimos en el cruce del río Mundo, restaurante allí mismo. Después buscamos el sitio donde quedarnos, junto al Hotel Riopar, urbanización céntrica, sin problemas, frío. Los que quisieron nos fuimos a Riopar Viejo, pueblo en lo alto de un monte, solo tiene la Iglesia, el cementerio, unas casa de piedra, y lo más curioso otro cementerio en la misma cima del monte, dentro de las ruinas de lo queda del Castillo, que cuentan son de personas que mueren sin la bendición cristiana. Mucho viento en la cima y frío. Vuelta a Riopar y paseo por las calles del pueblo, animado por la cantidad de gentes que hay en las casa rurales. El tiempo como era muy frío, cada uno se fue a su auto a descansar para salir mañana hacia el nacimiento del río Mundo.

Día 9.- Desayuno y a las 10,00.- horas salida al nacimiento, hay que ir temprano por la afluencia de gente que lo visita y más en época de puente. Llega y pusimos aparcara todas las autos en el parking del nacimiento. Subida unos ochocientos metros y nos damos con la catarata, impresionante, y el caudal del Río Mundo bastante crecido. Subimos hasta la misma catarata, pero no pudimos subir al mirador superior, estaba cortado por peligro de desprendimientos, pero la visión desde el anterior era como decimos anteriormente impresionante, y además estando allí arriba empezó a nevar, pequeños copos lo que hacía que el frío se incrementase. Salimos después de dos horas de contemplar el espectáculo del agua, y cuando llegamos a la salida había una cola de coches para poder entrar considerable. Durante el camino de subida no dejaba de nevar hasta llegar al puerto, después en la bajada, nos acompañó el sol. En la ruta nos desviamos para visitar la laguna natural de Arroyofrío, a unos cuatro kilómetros de altura, carretera muy estrecha, tuvimos que ir parando los coches para poder pasar las autos, pero mereció la pena visitarla, espléndido paraje y el agua de la laguna de un color azul-verdoso espectacular.
Una vez hecho esto decidimos desviar la ruta prevista y desde Siles tomar la dirección Puerta del Segura, donde comimos y dormir en la ciudad de Baeza, donde conocemos el lugar de pernocta, muy tranquilo en el centro. Vuelta por al ciudad, unas tapas y cervezas, el que quiso y a dormir.

Día 10.- Desayuno en el lugar y después a partir de las once de la mañana cada uno marchó a sus lugares de destino.

En definitiva un buen puente, el tiempo nos acompañó, sin lluvia pero con bastante frío, que no perjudicó para visitar lo que teníamos previsto. Buen ambiente, el grupo extraordinario, sin problemas, con independencia pero cumpliendo los horarios y los objetivos del viaje, destacar Caravaca de la Cruz y el Nacimiento del Río Mundo.

En esta ocasión hemos participado: Miguel y Toñi—Santiago y Mari—Enrique y PaquiMe—Andrés y Araceli—RafaelRo y Rafi—Antonio y Mariloli—Antonio y Isabel—Vicente y Mª Jesús—Manolo y Pepi