Ruta por Sierra de Gredos

Este puente lardo de la Constitución e Inmaculada el Club organiza una salida-ruta por la Sierra de Gredos, en realidad la ruta está diseñada hasta el día 9, viernes, ya que los días restantes no hay nada pensado, así que cada uno de los asistentes podía tomar el camina que le mejor le viniera para el viaje de regreso.
La ruta ha estado muy bien, a mi criterio, hemos tenido un tiempo magnífico, con sol durante todo el recorrido, aunque eso sí, frío, sin llegar a nevar, pero si a helar. Hemos hecho la ruta un total de 11 autocaravanas, llegando a 21 adultos. Solamente un contratiempo, Joaquín y Gloria, tuvieron que quedarse el primer fin de semana en la localidad de Valdepeñas por avería, mal un cojinete de rueda delantera, el lunes volvieron a unirse al grupo.

Día 2, viernes.-

Salida por la mañana unos pocos desde la localidad de Málaga, con idea de parar y comer en el cruce de Las Virtudes, muy cerca de Valdepeñas, llegamos a la hora de comer y también lo hicieron tres autos más que venían de Sevilla. Nuestro gozo en un pozo, pensábamos comer al aire libre, pero nos fue imposible, empezó a lloviznar y además hacía bastante frío, así que optamos por comer en el restaurante que hay allí.

Poco de siesta y salimos hacia Valdepeñas, que era el lugar de encuentro y pernocta del primer día de ruta, llegan los demás que faltan a excepción de Luis y Tere que lo harían en Talavera. Paseo por la villa, compras diversas, sobre todos los “avios” para que Manolo Oliva nos haga unas manitas de cerdo, y sobre la 20,30.- horas, la visita obligada en Valdepeñas, Casa Gavilla, nos tratan muy bien y tampoco sale muy desmedido en cuanto el precio. Rato de charla en las autos y a dormir.

Día 3. Sábado.-

Desayuno en el lugar, y camino de Talavera de la Reina, donde sería la segunda pernocta, como ya decimos al comienzo, Joaquín y Gloria, se quedan a esperar la pieza que llegará el lunes.

Paramos en ruta para tomar café y comprar pan al que le hiciera falta, seguimos en ruta y paramos en La Puebla de Montalbán a comer, buscamos un sitio en una urbanización, que solamente tiene las calles asfaltadas, hacemos corralito y cada uno saca de lo que tiene.

Un poco de siesta, estamos cerca del punto de destino y salimos hacia Talavera, aparcamos en el Ferial y damos un paseo por la ciudad, coincide que hay un mercado medieval. que lo recorremos entero, bastante amplio, ocupa todo el casco histórico. Después unos se van a sus autos y otros a tomar unas tapitas por la zona, encontramos un sitio, Bar Tabilla, muy bien, muy concurrido pero nos hacemos sitio. De ahí a dormir, aunque con la movida no lo pudimos hacer hasta bien entrada la noche.

Día 4, Domingo.-

Desayuno en el lugar y tomamos dirección Oropesa, ya que quedó pendiente en una ocasión, y merece la pena visitar este lugar, casco antiguo y Castillo. Aparcamos en la puerta del Parador-Castillo, entrada de pensionistas y a visitarlo, muy bonito, preciosas vistas y bien conservado, después la Iglesia y calles interiores.

De ahí a Lagartera, donde hay un Area de autocaravanas, para llenar y vaciar aguas, se pierde un buen rato pero merece la pena, de nuevo en ruta, pasando por Madrigal de la Vera para llevar a localidad de Raso, donde existen un Castro del siglo III antes de Cristo, subimos hasta donde se encuentra, una buena subida, aparcamos en un amplio aparcamiento y visitamos la zona. Viendo, una vez terminada la vista, que eran las 14,00 horas, pensamos comer allí mismo, sacando cada uno lo que tenga, aunque dos optaron por bajar a un restaurante que hay antes de la subida.

Partimos de nuevo una vez comidos, hoy no hay siesta, ya que el punto siguiente de visita es el Santuario de Nuestra Señora de Chilla, se toma el desvío justo antes de llegar a Candeleda, también una buena subida pero merece la pena, al igual el Castro, hay aparcamiento, visitamos el Santuario y alrededores, pero menos mal que nos vamos un poco antes de llegar una gran cantidad de coches del pueblo, hay misa a las seis de la tarde.

Visto estos dos lugares nos dirigimos a Candeleda, que sería el nuevo lugar de pernocta, buscamos lugar de aparcar para pernoctar y lo hacemos junto a la Garganta de Santa María, sitio para todos, tranquilo céntrico y con el río como vecino, y además en un entorno natural y precioso.

Damos un paseo por la villa, pueblo ya en las estribaciones de Gredos por la parte sur, frío, pero que no impide que visitemos su centro y se hagan algunas compras, sobre todo de cabrito y cochinillo. Buscamos un lugar para tomar unas tapitas y lo encontramos muy cerca de las autos. A dormir.

Día 5, Lunes.-

Desayuno en el lugar, casi todos se van de nuevo al pueblo, y nos quedamos Manolo, Luis y el Presi para preparar lo que sería la comida de hoy, Manitas de Cerdo, claro está Luis y el Presi de pinches, el cocinero en esta ocasión Manolo. Sobre las dos y media, pusimos las mesas y sillas junto al rio, que diera el sol, teníamos permiso de la Policía Municipal, y nos dispusimos a disfrutar de esa excelente comida, muy buenas que estaban, seguimos teniendo muy buenos cocineros en el Club.

Con anterioridad a la comida nos llamó Joaquín que venía de camino, así que decidimos quedarnos también esa noche en Candeleda, el sistio estaba bien y además un pueblo muy agradable. Damos un paseo por la Garganta de Santa María, hasta podemos, ya que hay una valla que nos impide pasar, de esa Garganta se toma el agua para el consumo el pueblo, y está cerrado por posibles contaminaciones. Llegan Joaquín y Gloria, se acoplan y de nuevo volvemos a dar un paseo por el lugar, para cenar Pepe Gago nos prepara unas Sopas de Ajos, que entraron muy bien ya que hacia un fresquito que pelaba. A dormir.

Día 6, Martes.-

Desayuno en el lugar, y a continuación dirección Las Cuevas del Aguila, en Ramacastañas, muy cerca de Arenas de San Pedro, ya el día anterior concertamos la visita, existe un amplio aparcamiento en la misma puerta de las Cuevas, 6 euros por persona, precio de grupo. Comentar sobre estas Cuevas del Aguila, que no hemos visto unas iguales, a excepción de las de Nerja, pero que estas no tiene nada que envidiarles. Magnífica iluminación, extraordinaria su belleza, muy bien preparadas para su visita, son de propiedad privada y fueron descubiertas por cinco muchachos en el año 1953. Quien vaya por esos lugares que no deje de visitar las Cuevas del Aguila, se va a impresionar de lo que está viendo, merece la pena una parada.

Una vez terminada la visita tomamos rumbo a Guisando, pasando por Arenas de San Pedro. Aparcamos junto a la Casa del Parque, Centro de Interpretación de la zona, nos explican el ecosistema y nos ponen un documental para que lo veamos, paseo por elugar y después nos indican que no dejemos de visitar el Nogal del Barranco, pues dicho y hecho, cogemos las autos y allá vamos, desde el mismo pueblo sale una carretera que nos lleva al lugar, aparcamiento lleno pero que nos hicimos con sitio, en el mismo monumento a la cabra montés. Hay una senda que nos lleva al Nogal del Barranco, después de atravesar un riachuelo nos hacemos las fotos junto al mismo, data de más de cien años.

De nuevo bajamos por la misma carretera pero cambiamos para dirigirnos al Camping, nos dijeron que se comía bien, hay sitio parar aparcar, un lugar muy bonito con el Charco Verde, buenas fotografías. El restaurante del camping, muy mal, comida no de muy buena calidad, el servicio peor, tardaron en servirnos más de una hora, y el precio tampoco era una bicoca, dado la comida que nos sirvieron, no vayan a comer al Camping de Guisando.

Bajamos de nuevo al primer aparcamiento y allí decidimos quedarnos a dormir, ya que era cerca de las seis de la tarde y había un poco de niebla y frío. El pueblo muy cerca, lo visitamos, nos abren la Iglesia y hacemos un recorrido por todas sus calles. Tomamos café y después más tarde en el mismo lugar unos vinos y tapitas. A dormir.

Día 7, Miércoles.-

Desayuno en el lugar y el día lo dedicaremos a visitar Avila, tomamos la ruta por Mombeltrán, con parada en ruta para sacar fotos de su castillo, seguimos dirección el Puerto del Pico, paramos, impresionantes vistas, calzada romana y monumento, fuente donde llenamos las autos, este lugar está a 29 leguas de Madrid. En la bajada paramos en una venta para tomar café, cerca hay un río que está helado todo su entorno.

Llegada a Avila, aparcamos en lugar conocido, aparcamiento del Palacio de Congresos, junto a la Policía Local, nos ubicamos y para la ciudad, entramos por una de las puertas de la muralla, y buscamos por el centro donde comer, hay muchos lugares donde hacerlo, y por mismo precio, entramos en uno, hay menú y además la opción de chuletón de Avila con guarnición, bebida, postre, por 19.- euros, muy bueno y muy tierno.

Nos citamos con parte del grupo que optaron por otro lugar para comer y damos nuestro paseo por la villa, tomamos café y bajamos a las autos a descansar un poco, ya al anochecer volveríamos a la ciudad a tapear, que hay muchos lugares y muy buenos. Después a dormir.

Día 8, Jueves.-

Salida de Avila, aquí nos dejan Enrique y PaquiMe que van a Granada a visitar a sus hijos, después de desayunar con dirección San Martín del Pimpollar y entrar en la Sierra de Gredos por la parte norte, pasamos por Navarredonda de Gredos y paramos en Hoyos del Espino, todo ese recorrido con vistas a la sierra nevada. En el Centro de asistencia al turista, nos explican los lugares a visitar, pero nos indican que lo bonito es el recorrido el sí, no merece la pena subir a la Plataforma de Gredos, ya que no tiene vistas y solo se utiliza como lugar de aparcamiento para rutas pedestres y de montaña, pero si nos dicen que visitemos el Puente del Duque, puente romano con unas vistas muy bonitas del río que fluye por abajo.

Seguimos en esa carretera pasando por pueblos pintorescos y enclavados en la ladera de la montaña, nos desviamos hacia Bohoyo, ya que nos dijeron que es muy bonito y se come bien el restaurante El Vergel, pero no puede ser, es día de matanza para el pueblo, además gratis, así que estaba a tope, con la misma auto damos la vuelta por el lugar y nos dirigimos al Barco de Avila nuestra próxima pernocta.

Aparcamos en la muralla del Castillo, muy cerca del centro urbano. Nos preparamos y bajamos para buscar un lugar donde comer, lo encontramos en la Calle Mayor, El Fogón del Barco, muy bien de precio y muy buena comida, buen servicio y muy amables. Tomamos café y nos vamos a descansar a las autos para hacer ganas de bajar y hacer el tapeo más tarde.

De nuevo en el pueblo, entramos en dos bares de la Plaza y nos tomamos unos vinos con sus correspondientes tapitas, muy bien, después a dormir.

Día 9, Viernes.-

Desayuno en el lugar, también nos dejaron ayer Andrés y Araceli, Manolo y Loli y Santiago, unos se fueron a la Acampada de Sevilla en Cortegana, otros a su casa. Los que quedamos nos vamos al pueblo con la idea de hacer algunas compras, sobretodo chuletones de Avila, y productos del Barco, como los judiones y demás legumbres. Del los chuletones doy fe, ya que ya me los he comido, que estaban buenísimos, tiernos y de gran sabor.

Una vez hechas las compras de rigor, también se van para Madrid, Luis y Tere, Pepe y Maricarmen y Pepe y Mari.

Los que quedamos cogemos dirección Plasencia, donde nos quedaremos a dormir en el Parque de los Pinos, tranquilo y céntrico, comemos en la taberna del Gordo y a descansar.

Día 10, Sábado.-

Desayuno en el lugar, se marcha Manolo y Carmencita, ya solo quedamos tres, nos vamos a Mérida, visita a la ciudad y comemos allí mismo, el tiempo se puso malo y empezó a llover, toda la tarde sin parar, así que nos quedamos en las autos, aparcamiento del cuartel, 11,35 euros el día. A dormir.

Día 11, Domingo.-

Desayuno y a casa.

Una muy bonita ruta, tiempo excelente, con buen sol aunque bastante frío en algunas localidades, sobretodo en Avila, ruta paisajista y de naturaleza, con sitios destacados para visitar, las Cuevas del Aguila, el entorno de Candeleda, Avila y la Sierra de Gredos norte, los asistentes muy bien y sin problemas a la hora de aparcar y pernoctar, una ruta que queda en el recuerdo.

Hemos estado: Miguel y Toñi—Pepe y Mari—Manolo y Carmencita—Enrique y PaquiMe—Luis y Tere—Santiago—Rafael y Rafi—Joaquín y Gloria—Andrés y Araceli—Pepe y Maricarmen—Manolo y Loli