RUTA SEMANA BLANCA.- Del 25 al 28 de FEBRERO.-

113 111 102 101 100 094 088-coria 085 083 078 075 070-san martin de trevejo 062 058 054 051 048 047-trevejo 043-t.d.miguel 039 038 029 028 022 019 017 016-robledillo de gata 015-descargamaria 014 013 010 005-granadilla

5.- Ruta Semana Blanca.- Del 25 al 28 de Febrero.-

Con este resumen terminamos la trilogía de salidas-rutas de la segunda quincena del mes de Febrero, que aprovechando la Concentración  de la Matanza en Riolobos, se pudo organizar una Pre-Ruta y una después, ya que coincidía con la Semana Blanca en Málaga y provincia, además del día de Andalucía. En esta última hemos contado con la ayuda y colaboración muy especial del Alcalde de Robledillo de Gata, Luis, del Alcalde de San Martín de Trevejo, Máximo y del Ayuntamiento y Jefe de la Policía Local de Coria, que nos han abierto las puertas de sus Municipios y hasta nos han servido de guía en el caso de Luis, por todo, nuestro más sincero AGRADECIMIENTO.

Hemos tenido relativa suerte con el tiempo, el sol nos acompañó hasta el último día, pero tuvimos que aguantar bastante frío, pero disfrutamos de las carreteras de montaña y con curvas, de los paisajes extraordinarios, de las vistas magníficas, de la hospitalidad de los lugares visitados, de la amabilidad de sus vecinos, no ha habido problemas en ningún momento, ni para aparcar y pernoctar, ni para visitar iglesias cerradas, las abrían para nosotros. Hemos hecho esta ruta un total de 9 autocaravanas con 18 adultos y 1 niño.

Lunes día 25 de Febrero.-

Una vez que aprovechamos el poder quedarnos la noche del domingo en el camping y después de desayunar partimos dirección Granadilla, pasando por Zarza de Granadilla que desde allí y por la única carretera de acceso llegamos al pueblo. Cuando llegamos en la entrada había un cartel diciendo que por ser lunes no se puede visitar, ya que el pueblo está ahora como Museo, pero como estaba la puerta abierta y no había vigilante nos colamos. Comentar que el pueblo fue deshabitado porque el Pantano de Gabriel y Galán lo iba sepultar bajo las aguas, pero no fue así, y pasado unos años, gracias a las Escuelas Taller y Programas de Rehabilitación, el pueblo se está restaurando, ya de hecho hay una buena parte de él que se puede visitar.

Empezamos la visita por el Castillo, subimos hasta la torre, donde se puede divisar, lo que era y como está quedando en la actualidad, además de unas vistas del pantano muy bonitas, bajamos y nos encontramos a personal que trabaja en la restauración y nos indican que está cerrado para visitantes, pero que como no está el encargado de la puerta, a ellos les da igual que demos una vuelta, lo aprovechamos y casi lo vemos todo, al día de hoy hay una calle completa restaurada, el Ayuntamiento, la Plaza principal, están con la Iglesia, y diferentes casa de otra parte del pueblo. Una hora después llegó el encargado y nos invitó a ir saliendo que iba a cerra la puerta, avisamos a los que estaban por el interior, pedimos disculpas y nos marchamos, pero nos dio tiempo a recorrerlo casi en su totalidad.

De nuevo en carretera de nuevo Zarza de Granadilla y hacia Robledillo de Gata, bordeamos el Pantano de Gabriel y Galán y calculamos el tiempo para llegar con la hora de comer, la idea es hacerlo en Robledillo, llegamos y desde la carretera vemos el lugar que nos habían indicado para aparcar, pero estaban de obras arreglando el puente de acceso, llamamos al Ayuntamiento y nos dicen que hablemos con los operarios y quitemos las vallas para entrar y después las pongamos, eso hicimos. Aparcamiento amplio donde cupimos las 9 autos, delante un colegio e Información y turismo, por el otro lado el cementerio. Una vez instalados llamamos al Alcalde ya que quería estar con nosotros, llegó a los cinco minutos, nos presentamos y nos indicó donde podíamos comer y quedamos con él para después.

Buscamos los lugares donde nos indicó y uno de ellos lo conocía Antonio y Mariloli, restaurante Barrero, pequeño como los otros dos, no había comida para todos, ya que en semana trabajan poco, así que nos repartimos unos en este y otros en Casa Madanero, la comida igual en cada uno de ellos según comentamos después. Café y chupitos y a conocer el pueblo, calles estrechas, de piedra con las casas típicas del lugar, balcones al rio, nadie por las calles, pocos habitantes y frío, visitamos el Molino de Aceite, donde nos dan una extensa explicación de como era su funcionamiento, cata de aceite y hay quien compró productos en la tienda.

Estando en la Iglesia que nos la abrieron para nosotros llegó el Alcalde que nos abrió otra Ermita al lado y nos fue dando explicaciones de la localidad, ya se quedó con nosotros casi toda la tarde. Se celebraron los cumpleaños de Manolo y el Presi, se compraron pasteles y una tarta de manzana, era lo que había y en Casa Madanero se cantó en cumpleaños feliz, allí nos dejó Luis, tenía cosas familiares que hacer, pero antes nos puso en contacto con el Alcalde de San Martín Trevejo, Máximo, para la visita de mañana. Terminamoas sobre las nueve de la noche y nos fuimos a las autos, hacía un frío que pelaba. A dormir.

Martes día 26.-

Desayuno en el lugar, y de nuevo en ruta hacía San Martín de Trevejo, pero antes hay dos paradas, una en Torres Don Miguel, pueblo pequeño pero con Area de Autocaravanas y aparcamiento señalado para ello. Bajamos al pueblo dando un paseito, llegada a la Plaza y a la Iglesia, cerrada, pero buscamos a Nieves la señora que tiene la llave y nos la abre, muchas gracias, después damos una paseo por su calles, algunas con grandes escudos blasonados. Siguiendo la marcha, pasamos por Gata tras subir un puerto con carretera estrecha y curvas, llegamos a Trevejo, que hay que llegar, un pueblo en plena Sierra con 9 habitantes, gran aparcamiento en la entrada, subimos al castillo, abandonado, iglesia en la ladera del monte, vistas impresionantes, casas antiguas que hay que llegar a través de las piedras, y las casa mismas metidas dentro de las piedras, no hay tiendas, ni bares y por supuesto ni restaurantes.

Dejamos Trevejo y llamamos a Carlos del Ayuntamiento de San Martín, nos espera a la entrada para indicarnos donde aparcar, optamos por las pistas deportivas, está cerrado pero nos la abren, aparcamiento amplio en el mismo pueblo y cerrado. Nos dice los sitios donde se puede comer y como eran cerca de las dos y media, nos vamos al más cercano y además que conocía Pepe y Mari, Bar-Restaurante Ballitu, menú a 10 euros, muy bueno y de calidad.

Después de tomar café dedicamos la tarde a conocer el pueblo, empezamos por dar un paseo hasta el Convento-Hospedería, un buen paseo, muy bonito, han combinado lo moderno con lo que había. Volvemos a la localidad y ya en sus calles empedradas y como tosdo los pueblos de ls Sierra de Gata, calles estrechas, casas con sus balconadas, plaza e iglesia, y una calle típica por ser la más antigua del lugar, calle La Ciudad. Este pueblo tiene otra peculiaridad, se habla un dialecto antiguo y sus calles están rotuladas en español y en su dialecto, nos dicen que también hay otras localidades de alrededor que les pasa lo mismo.

Nos vamos para las autos sobre las ocho de la tarde, y a pesar del frío, sacamos un toldo, una mesa y se prepara un tapeo, cada uno sacó lo que tenía, después el Presi y Toñi sacaron Cava, cinco botellas nos bebimos, para celebrar el 41 aniversario de boda. Se pasó un rato muy agradable y aunque hacía frío, resguardados debajo del toldo entre dos autos se sobrellevó, la ocasión lo merecía. A dormir.

Miércoles día 27.-

Desayuno en el lugar, amanece con mucho frío, empieza a caer copos de nieve, vaya día diferente al de ayer, a las diez partimos antes de que la cosa se ponga peor, bajamos dirección Coria, teníamos que llegar temprano ya que había una visita guiada que el Ayuntamiento de Coria nos preparó. Aparcamos en el lugar que nos indicaron Paseo de la Isla, junto a las pistas deportivas y del camping, debajo de la Catedral a la que accedíamos a través del Puente Romano lo mismo que al centro histórico.

Mucho frío, nos instalamos y subimos a la ciudad, vamos directamente a Turismo y les indicamos que estaremos haciendo hora, lo aprovechamos para dar un paseo por el centro histórico, aunque después no lo iban a enseñar. A las una de la tarde todos en la puerta del Ayuntamiento iniciamos la visita guiada, donde nos van explicando todo lo concerniente a la Ciudad de Coria, dejamos el Convento para después de comer, lo haremos por nuestra cuenta, visitamos la Cárcel antigua, el Castillo en restauración, las inmediaciones de la Catedral con explicación de la guía, después en la tarde le haremos una visita interior, estaba cerrada a esa hora, en la misma, en el Museo se encuentra El Mantel de la Santa Cena.

Comemos en la Plaza del Rollo, empezaba a llover y ya no paró en toda la tarde-noche, no recomendado para otra ocasión. Estando comiendo nos llama Gabriel para comunicarnos que ha llegado la Policía Local y que nos abrirán el camping para nosotros, hay duchas con agua caliente y luz, comentar que el camping permanece cerrado porque, dicen, está en zona inundable, el río está a doscientos metros. Terminada la comida, bajamos a cambiar las autos y meternos en el camping, enchufar y ver los servicios, muy buenos, limpios y en orden, otra gentileza del Ayuntamiento de Coria. Subimos de nuevo, las mujeres se quedaron en el centro y buscamos donde tomar café y después visitamos el Convento, donde una de las monjas nos narra su historia, estamos solamente en el claustro, de forma trapezoidal y con un suelo hecho con piedras, diferente en cada calle del claustro, data del año 1223 según nos comenta, terminada la visita nos deja hacer unas fotos, se compran dulces y nos vamos debajo de la lluvia a la Catedral, inmensa de una sola nave central, queremos visitar el Museo pero hay una visita, entramos de todas formas y nos añadimos al grupo, solo por ver El Mantel de la Santa Cena, está dentro de una urna de cristal y a la vez dentro de un cofre, solo asoma un poco del mismo.

Como sigue lloviendo, buscamos un lugar donde tomar algo y hacer tiempo para irnos a las autos, tuvimos que llamar a un taxi de lo que llovía. Llegada y cada uno se metió en su casa, no había otra cosa que hacer, el tiempo no nos lo permitía. A dormir.

Jueves día 28.-

Desayuno en el lugar, amaneció bueno ya no llueve, es la hora de partir, por lo menos para el Presi y Toñi y otros tres socios más, los demás un total de 5 se quedaron para seguir de ruta, unos para Portugal y otros por pueblos de Extremadura. Decir que llegando a Almendralejo empezó a nevar, aunque ya las carreteras y los campos estaban llenas de nieve, y no paró hasta pasado Monesterio, pero nevando con ganas.

Hemos terminado con este resumen casi quince días intensos, visitando bastantes lugares, todos con su encanto y belleza, participando en una matanza extremeña auténtica, disfrutando de los paisajes y las vistas, primero por tierras de Salamanca y después por la Sierra de Gata, sin menospreciar la hospitalidad de la Alcaldesa y los vecinos de la localidad de Riolobos, que como el año anterior nos han tratado de maravilla y también pata terminar agradecer a nuestros hermanos del Club de Plasencia la invitación para estar con ellos en esta tradicional matanza.

Hemos hecha esta salida-ruta:

Miguel y Toñi–Pepe y Mari–Enrique y PaquiMe–Juan Pereira y Carmen–José y María–Gabriel y Lourdes–Manolo y Loli–Antonio y Mariloli–Davis, Elvi y Miguel.