Ruta Semana Santa

Un año más, hacemos la Ruta de Semana Santa, en esta ocasión hemos copado todos los día de la semana, ya que al no haberse inscrito ningún socio a la Acampada Nacional hemos prolongado nuestra ruta. Este año hemos participado 13 autocaravanas con un total de 26 adultos y dos niños. El tiempo nos ha respetado, en algunos días hemos soportado calor, aunque refrescaba por las noches, hemos tenido lluvia casi al final del recorrido y nieve en algunos tramos de la ruta, pero en definitiva un viaje muy tranquilo, sin problemas y siempre cumpliendo horarios y pernoctaciones. El personal estupendo, sobre una puntuación, un diez como viene siendo habitual en este tipo de salidas. Vamos por días.

Día 3, Viernes.-

Varios socios nos citamos a la salida de Málaga por la mañana, para comer en el camino y llegar al punto de reunión, Valdepeñas a media tarde, allí aparcamos en el lugar ya conocido, damos un paseo por la villa y esperamos a que lleguen los demás. Por la tarde-noche, de vuelta a la villa, nuestra visita obligada a Casa Gavillas, lugar donde nos tratan muy bien y ya nos conocen, nos gusta el sitio, después celebramos el santo de las Dolores, como es habitual todos los años. Saludamos a los que se han incorporado más tarde y a dormir.

Día 4, Sábado.-

Salida a las 9,30.- horas después de desayunar, pasamos Madrid sin problemas y seguimos dirección Burgos para desviarnos hacia Sepúlveda y de allí a las Hoces de Duratón, carretera estrecha y de montaña, con una gran subida hasta llegar a la Ermita de San Frutos, desde donde se divisa todo el río Duratón encajonado su cauce entre grandes “acantilados”. Aparcamos en el llano existente hasta donde se puede llegar, y como era la hora de comer, eso hacemos, pensamos sacar nuestras mesas y comer fuera, pero el guardia forestal nos lo prohíbe, así que lo hacemos cada uno en sus autos. Después y dando un paseo llegamos a la Ermita, en ruinas, solo queda la capilla con su altar, una gran panorámica desde allí, y también en todo el recorrido, muy bonito el lugar. Estamos cerca de dos horas, de vuelta a las autos una subida que se hace larga para algunos.

De nuevo en ruta dirección Ayllón, donde pernoctaremos, lugar aparcamiento Estación de Autobuses, buen lugar, amplio, tranquilo y casi todo para nosotros. Una vez instalados paseamos y conocemos Ayllón, su plaza, sus iglesias, sus restos de murallas y castillo. Se hacen algunas compras y después unos se van a sus autos y otros buscamos lugar donde tapear y tomar unas raciones. A dormir.

Día 5, Domingo.-

Desayuno en el lugar y salida sobre las diez de la mañana, con la idea de llegar a Peñaranda de Duero temprano, pero antes tenemos intención de visitar Maderuelo, pueblo en lo alto de una colina y a orillas del río, buscamos aparcamiento y nos indican un lugar donde quepamos todos pero queda muy alejado del centro, así que damos la vuelta y desistimos de la visita, algunos ya lo conocemos, seguimos a Peñaranda de Duero nos espera un Concejal del Ayuntamiento, ya que estaban avisados que íbamos a visitar su ciudad, nos tenían preparado un lugar para aparcar y pernoctar, con agua, entre la Cooperativa y el Campo de Deportes, muy cerca del centro, agradecidos al Ayuntamiento de Peñaranda, el Alcalde con el que tuvimos varios contactos, no nos recibió porque estaba ausente.

Visitamos la villa y concertamos la comida del mediodía, cordero asado y otras lindezas, la comida muy buena pero para nosotros un poco escasa, era un menú degustación. Después subimos al castillo, unos pocos, y otros visitan el Palacio de Avellaneda, visita guiada y gratis, también se visitan otros lugares de la villa, merece la pena. El tiempo se puso un poco fresco y muchos se refugiaron en sus casas, unos pocos pusimos un toldo y otro adosado, pasamos una buena velada.

Día 6, Lunes.-

Desayuno y damos tiempo para comprar vino en la Cooperativa, ya que será el único punto donde podamos comprar vino del Duero.

Acto seguido salimos hacía Santo Domingo de Silos, pero antes hacemos una parada en el Desfiladero de la Yecla, un paso entre montañas, estrecho, muy bonito, está acondicionado con pasarelas y barandillas para su paso, entramos por la parte baja y salimos por la alta, después atravesamos los túneles y de vuelta a las autos, bonita parada y lugar para fotografiar. Continuamos hacía Santo Domingo, parada técnica, tomamos café y seguimos ya que al ser lunes está cerrado el Monasterio, algunos ya lo conocemos.

Cambiamos de ruta y en vez de dirigirnos a Covarrubias tomamos dirección Ezcaray, con comida en ruta, cada uno sacó lo que llevaba. Siguiendo la ruta, la carretera es estrecha y montañosa, y llegamos a un punto donde se corta teniendo que desviarnos unos pocos de kilómetros, así que viendo la hora y las dificultades para llegar, decidimos dirigirnos a Haro para pernoctar, en otra ocasión visitaremos Ezcaray, nos han dicho que es muy bonito y merece la pena una parada.

Llegada a Haro y aparcamos detrás de la Plaza de Toros, calles amplias y sin problemas, además de estar muy cerca del casco antiguo. El tiempo estaba desapacible, con conatos de lluvia, que no llegaron a cuajar. Una vez acoplados visitamos la ciudad de Haro, cuna de los vinos de la Rioja Alta, una ciudad tranquila, su casco antiguo, sus calles estrechas, sus iglesias, y su lugar de tapeo, “la Herradura”, que como es natural lo visitamos y cenamos a base de tapas, todas muy buenas, de gran calidad.

Hacemos gestiones para visitar una Bodega en Haro, pero no pudimos ya que hay que pedir cita y tenían todo el horario cogido, también hicimos gestiones para visitar la Bodega Vivancos en Briones, ocurre lo mismo, solo se puede visitar el Museo del Vino, mañana decidimos.

Día 7, Martes.-

Desayuno y partida hacia Briones, muy cerca, aparcamos en la Zona de Piscinas. Solo decide visitar el Museo del Vino, Ismael y Esther, los demás al pueblo, subimos unas escaleras y ya estamos en la plaza, hay algunos puestos de mercadillo, visitamos su Iglesia y después el Museo Etnográfico, así como una vuelta por sus calles y su restos de muralla, un pueblo típico de calles de piedra y estrechas. Desde allí concertamos una visita guiada de la ciudad de Nájera y visitar su Monasterio de Santa María.

Partimos sobre las doce y treinta, está avisada la Policía Local de nuestra llegada, nos esperan a la entrada de la villa y nos acompañan al aparcamiento, Avenida de los Toreros, entre la zona vieja y la nueva de Nájera. También nos está esperando la guía, que nos indica donde podemos comer para a las cuatro y media empezar la visita. La comida la hacemos en diferentes lugares, ya que al ser tantos no tenemos sitio en algunos de los restaurantes de la zona vieja, pero todos comemos muy bien y al mismo precio prácticamente.

La visita la empezamos por la parte nueva y cruzando el río nos adentramos en la vieja, sus calles antiguas y estrechas como mucho de los lugares que hemos venido visitando, vemos las cuevas, nos explica parte de la historia de la ciudad y del Monasterio por el exterior, después visitamos el interior pero ya sin guía. En el interior con su claustro, iglesia, donde se encuentran enterrados nobles y reyes, la cueva donde se apareció la Virgen, solamente no se visita la Sillería, protestamos por ello, ya que estaba incluido en la entrada. Efectuada la visita, nuestra intención era quedarnos a dormir pero al día siguiente hay mercadillo en el mismo lugar donde estamos aparcados, así que tomamos dirección Cenicero, teníamos lugar para aparcar y pernoctar, pero una vez llegamos era muy difícil y estrecho, buscamos otro lugar pero no encontramos así que decidimos ir a Logroño directamente.

Llegada a Logroño a media tarde, sabíamos donde ir, Camino de las Norias, al llegar y junto con nosotros llegó la Policía Local, que nos indicó como teníamos que ponernos y en que lugar, para que no nos molestaran los ruidos de los coches, muy amables, era compañero campista, y su hermano también Policía fue el Organizador de la Acampada de Logroño.

Una vez instalados, cogimos el autobús que tiene parada justo donde estábamos, y a Logroño capital, ya la conocemos. Paseo y hacemos hora para adentrarnos en la Calle Laurel y San Juan, típicas por su “pinchos”, lo aprovechamos bien, estuvimos casi todos. De vuelta al aparcamiento estaba Juan Carlos, Policía Local, estuvimos un buen rato de charla con la patrulla y nos garantizó la seguridad, nuestro agradecimiento amigos.

Día 8, Miércoles.-

El día anterior decidimos visitar desde Logroño las localidades de Lapuebla de Labarca, con visita a Bodega ya pactada, Laguardia y El Ciego, para volver de nuevo a dormir a Logroño.

Salimos dirección Lapuebla, la visita a la Bodega sería a las doce del mediodía, muy bien, nos recibió uno de los dueños y nos dio toda clase de explicaciones sobre la elaboración del vino, degustación y al final compra, un vino exquisito, de buen paladar y no muy caro.

Salimos hacia Laguardia con la idea de comer en el restaurante Huerta Vieja, que nos habían recomendado, ya que se come muy bien, menú muy variado, y además tiene un amplio aparcamiento donde poder las autos y hacer la visita al la villa, después de andar cerca de un kilómetro en subida, lo mejor que a la vuelta es al revés. Laguardia, villa en lo alto de una colina, amurallado, prohibido circular por todo el casco urbano, medieval cien por cien, calles estrechas, de piedra, muy limpias, unas vistas impresionantes, muy bonito el lugar, con muchas bodegas, una de ellas diseñada por Calatrava.

De vuelta a las autos dirección El Ciego, con la intención de visitar la Bodega Marqués de Riscal, por su arquitectura vanguardista, parecido al Museo de Bilbao, no pudimos visitarla, hay que concertar cita, nos contentamos con verla desde fuera y hacer algunas fotos.

Volvemos a Logroño y aparcamos en el mismo lugar, hacemos lo que el día anterior, autobús y al centro, las calles llenas de gente, es día de procesiones de Semana Santa, visitamos la Catedral y damos una paseo por el centro para después irnos de “pinchos”, al regreso en la calle Sagasta nos topamos con el encuentro de dos pasos, muy bonito, pero diferente al sur.

Día 9, Jueves.-

Salimos de Logroño después de desayunar y llenar de agua, teníamos una fuente muy cerca, vamos hacia Pamplona, con parada en Estella para visitar la ciudad, aparcamos a la entrada en el polígono y dando un paseo llegamos al centro, preguntamos en Turismo y nos indican lo que tenemos que ver, subimos una calle empedrada y encontramos Iglesia románica, puente del mismo estilo, para después meternos en la Calle Mayor y la Plaza de los Fueros, ocupada por un mercadillo de frutas y verduras, cantidad de gente en sus calles, el día estaba muy bueno y se apetecía el pasear, se hicieron algunas compras y de nuevo camino de Pamplona.

Antes de llegar a Pamplona nos espera Rosa, amiga de Pacome, que muy gentilmente nos acompañó durante toda la visita, nos buscó donde aparcar y pernoctar, en su pueblo Orcoyen, muy cerca de su domicilio, muy tranquilo, amplio y sin problemas, tenemos que coger un autobús para la ciudad, pero hay cada media hora.

Una vez acoplados tomamos el autobús y quedamos con Rosa en el centro, nos lleva a tomar unas cañas y después buscamos un restaurante donde comer, nos prepararán un menú para todos. Después de comer y siempre acompañados por Rosa visitamos la ciudad, la Catedral, la calle Estafeta, Ayuntamiento, Plaza, Iglesia donde se encuentra San Fermín, que por cierto no estaba por ser Semana Santa, etc… Volvemos a Orcoyen, cansados del día que llevábamos, estuvimos un rato de charla en la calle y a dormir, mañana hemos quedado ir a casa del hijo de Andrés nos invita a todos a comer.

Día 10, Viernes.-

Desayuno y habíamos quedado salir a las once de la mañana, pero llegó Rosa y nos propuso, antes de ir a casa de Andrés, hacer una visita al Santuario de Nuestra Señora de Eunate y subir al puerto del Perdón.

Salimos y siguiendo al coche de Rosa tomamos dirección Campaña donde se encuentra dicho Santuario, al más puro estilo románico, muy cuidado, muy bonito, hicimos varias fotos del lugar, después subimos al puerto del Perdón, con unas vistas impresionantes, se ven todos los alrededores de Pamplona, creíamos que el día no iba a acompañar, pero una vez arriba estaba claro y nos permitió contemplar unas maravillosas vistas.

Llegamos a Izu alrededor de las una del mediodía, todo estaba preparado, solamente hacer las chistorras y filetillos de cerdo a la plancha, lo demás solamente sentarse y comer, nuestro agradecimiento a Andrés, Araceli, Andrés hijo y Maricarmen. Se pasó muy bien, se comió muy bien, y a los postres se celebraron los cumpleaños de Antonia y Elvi. Llovió bien durante la comida, menos mal que estábamos a cubierto en un local cedido por el pueblo.

Terminada la comida damos de tiempo hasta la cinco de la tarde, agradecemos la hospitalidad y la acogida, y partimos dirección Olite, en el camino nos encontramos los montes nevados. Llegamos y buscamos aparcamiento y lo encontramos al entrar, cerca hay unos campos de futbol, muy ancho, muy tranquilo y muy céntrico.

Visitamos la ciudad de Olite, muy bonito lugar, con un Palacio Real, que por minutos no pudimos visitar, lo visitamos por el exterior, una Plaza preciosa, muchos lugareños y foráneos en sus calles, salían en el día de hoy todas los pasos de Semana Santa. visitamos todo lo visitable y vimos el inicio de los pasos, diferente al sur, como ya decía anteriormente, después nos fuimos de tapeo y a dormir. Olite merece una visita, queda pendiente, ya que nos quedamos sin ver el Palacio Real.

Día 11, Sábado.-

Salida de Olite a las nueve y media, con la intención de ir bajando y aproximándonos a nuestros lugares de origen. También cerca de Tudela, ya hubo una división del grupo, aunque antes Ismael, Esther y Miguel María sin llegar a Olite, marcharon ya que por la mañana querían estar en Madrid y ver algo para su auto, en esta ocasión tanto el Presi, Toñi y Luis y Tere, tomaron otra dirección, Zaragoza, uno para Valencia y otro para Barcelona, los demás Valdepeñas.

Día 12, Domingo.- Se sigue bajando hasta llegar a sus destinos no sin antes parar para comer.

En definitiva y como resumen de esta ruta, diremos que se ha pasado muy bien, hemos disfrutado del viaje, hemos conocido muchos lugares y todos encantadores, no hemos tenido problemas para los aparcamientos y las pernoctas, todo ha sido amabilidad, tanto por parte de los Ayuntamientos, Policías Locales y ciudadanos en general de los lugares visitados. En cuanto al grupo, inmejorable, bien avenido, cumpliendo todos los horarios, decidiendo entre todos los cambios, colaborando y participando en todo lo programado, buen rollo en el grupo, todos adaptados. El tiempo nos ha acompañado, hemos tenido de todo, calor, fresquito al atardecer, poca lluvia, y la poca en sitio cubierto, nieve en montañas, aunque el Presi tuvo que dar un rodeo para llegar a Valencia, sin pasar por Teruel.

Hemos disfrutado de esta Ruta de Semana Santa:

Miguel y Toñi—Andrés y Araceli—Angel y Maricarmen—Antonio PaquiTu—Enrique y PaquiMe—David, Elvi y Miguel—Antonio y Mariloli—Ismael, Esther y Miguel María—Pepe y Maricarmen—Miguel y Antonia—Luis y Tere—Santiago y Mari—PacoAya y Encarnita.