Ruta Sevilla, Huelva y Badajoz

Después de la Fiestas de Navidad y Año Nuevo, el Club como viene siendo habitual, organiza una Ruta antes de la festividad de Reyes, en esta ocasión, por tierras de Sevilla, Huelva y Badajoz. El tiempo ha sido bastante frío y lluvioso, con la suerte de solo llover de noche, cuando estábamos recogidos. Hemos estado en esta ruta un total de 12 autocaravanas, con 24 adultos y dos niños.

Día 1.-
El lugar de encuentro y punto de reunión sería en la Rivera del Cala, en Real de la Jara, pero ya desde el mediodía podemos decir que estábamos todos, solo a falta de MiguelMor y Luís. Nos encontramos a lo largo de la mañana en el Área de descanso existente a la salida del cruce de Aracena. Allí comimos, cada uno sacó lo que llevaba, las sobras de la Nochevieja. Un poco de descanso y partimos hacía Santa Olalla del Cala, y de ahí a Real de la Jara, donde veríamos el Belén viviente que todos los años presenta el Ayuntamiento, tuvimos que esperar hasta las seis de la tarde, antes dimos nuestro paseo por el lugar. El Belén, muy bonito, donde estaban representados todos los pasos del Nacimiento de Jesús, escenificado por vecinos del pueblo de todas las edades, un trabajo muy encomiable y digno de destacar.
Una vez visitado el Belén, partimos hacía el lugar de pernocta, La Rivera del Cala, Área de la Naturaleza, a la orilla del río, hacía frío, pero cenamos, algunos, debajo de los árboles improvisando con los toldos un lugar protegido de la humedad. Por la noche nos cayó bastante agua, después por la mañana nada, buen tiempo.

Día 2.-
Desayuno en el lugar y partida para Monesterio, para subir al Monasterio de Tentudía, carretera estrecha a partir de Calera de León y tal como subíamos el tiempo era peor y el frío y la niebla subía por momentos. Llegamos al Monasterio y nos esperaba un guía para informarnos del mismo, en una visita corta, las vista debían de ser impresionantes pero con la neblina no se veía nada, pero la visita en el interior si mereció la pena, decir que es un monasterio de la Orden de Santiago y data con altares y azulejos en su interior del siglo XIII; XIV y XV.
Salimos dirección Hoya de Santa María, donde teníamos reservado el salón del restaurante del lugar. El camino fue por carreteras estrechas y paisajes extraordinarios, dehesas y mucho cerdo negro de bellota, le llaman la Ruta del Colesterol. La comida excelente, abundante, muy bien condimentada y además, lo mejor, nada de caro. En Hoya de Santa María nos esperaba la Alcaldesa, que ya nos tenías el sitio preparado para aparcar y pernoctar, con toma de agua incluida. Gracias por la acogida, después de comer, ella misma nos llevó por su pueblo, pequeño pero con encanto, nos abrió la iglesia y nos explicó su historia. Tomamos café con ella y pasamos un rato en el Hogar del Pensionista, con billar y futbolín, ya que solo existen dos bares, este y el restaurante donde comimos al mediodía y que volvimos, algunos, para picotear. A dormir.

Día 3.-
Desayuno en el pueblo, y de allí a la Mina de la Jayona, explotación minera, que lo fue, de hierro, tiene hasta siete niveles con distintos profundidades, nosotros visitamos solo cuatro niveles, lo que está permitido, tuvimos una guía, muy amable, que nos fue ilustrando de toda la historia y la explotación de la misma, que data de un siglo atrás, destacamos una gran falla geológica, que es visible, con sus pliegues donde se han formado estalactitas, la fauna y la flora del lugar, también es interesante después de su abandono, dado que con el clima húmedo el musgo, los helechos y diferentes plantas hacen su floración. Una visita muy interesante, dos horas y media de duración, y que además tuvimos que ponernos casco de minero y todo.
Después de la visita, buscamos el Área recreativa de la Ermita de la Virgen del Ara, lástima que en este tiempo está cerrada, solamente se abre los fines de semana, pero nos han hablado que es muy bonita en el interior, la parte de fuera está preparada para las romerías y debajo de un techado pusimos nuestras mesas y a comer, cada uno lo suyo.
Descanso y partimos dirección Azuaga, por el camino vimos un espectáculo maravilloso, el Arco Iris, visible en su totalidad, y con su esplendor nos cubría el trayecto, y en algunas ocasiones, tal vez por los reflejos había dos al mismo tiempo, impresionante el acompañamiento. Llegamos a Azuaga y nos estaba esperando la Policía Local, que nos acompañó hasta la explanada, junto al Cuartel de la Guardia Civil y Parque, lugar amplio y tranquilo, además de céntrico. En esta localidad la Concejalía de Turismo también se portó de maravilla con nosotros, primero el lugar de pernocta y después la visita guiada para el día siguiente, gracias. Una vez aparcamos dimos un paseo por el lugar visitando sus Iglesias, Plaza del Ayuntamiento, etc.. y en una cafetería del centro se celebró el cumpleaños de Toñi. Después unos nos quedamos para cenar en restaurante y los demás a sus autos, el frío también era intenso.

Día 4.-
Desayuno en el lugar y de ahí para la Casa de la Cultura donde nos esperaban para la visita, primero al Museo Etnográfico, precioso, en el mismo se encuentran toda la historia de este lugar, con enseres de las diferentes etapas y trabajos que se realizaban en el ayer, muy documentado y una exposición muy interesante, de allí a la Iglesia de la Consolación, es casi una Catedral de lo enorme que es, unas entradas de estilo gótico preciosas y su interior con un retablo y en el centro la Patrona de Azuaga, seguimos por las calles del pueblo, con sus casas señoriales, no pudiendo subir al castillo de Miramonte por el tiempo y además por el fría que hacía. Nos despedimos de la responsable de Turismos dándole las gracias por el trato recibido y partimos dirección Llerena.
Llegada a Llerena al mediodía, aparcamos en el lugar que nos indicaron desde el Ayuntamiento, el Recinto Ferial, junto a los almacenes municipales, amplio, tranquilo, y nos proporcionaron una arqueta para llenar de agua y otra para vaciar. Buscamos lugar donde comer y después visitamos el pueblo por nuestra cuenta, sobre todo su Iglesia principal y la Plaza España, sus arcos y columnas, además de sus calles peatonales con muchos comercios, bonito lugar. Por la noche cada uno cenó en sus autos, fue mucha la comida del mediodía. A dormir.

Día 5.-
Cada uno para su casa, unos dirección Sevilla y otros para Córdoba.

Un bonito viaje, con una ruta que nos han preparado Andrés y Ángel extraordinaria, llena de lugares que hemos visitado y todos nos han encantado, el tiempo como digo al principio nos acompañó, aunque fría pero no nos llovió, los asistentes, como siempre sin problemas de adaptación, convivencia y camaradería. Tenemos que agradecer a todos los Ayuntamientos de los puntos que hemos visitado, desde el Real de la Jara, donde su Alcalde, que saludamos nos brindó la oportunidad de volver, el Hoya de Santa María su Alcaldesa se desvivió por atendernos, en Azuaga y Llerena, ídem de los mismo, todos son parabienes por nuestra parte y seguro que volveremos. ya que el trato recibido ha sido excelente e inmejorable, GRACIAS AMIGOS.

Hemos estado: Miguel y Toñi—Andrés y Araceli—Ángel y MariCarmen—Enrique y PaquiMe—Joaquín y Gloria—MiguelMor y Upe—Pepe y MariCarmen—Antonio y Antonia, los abuelos—David, Elvi y Miguelito—Ismael, Esther y Miguelito—PacoGa y Maribel—Luís y Teresa, nuevos socios.