Semana Santa por Tierras de España

En estas fechas la FECC organiza la Acampada Nacional, y como ningún socio del Club se había inscrito a la misma, demandaron se hiciera una ruta, ya que al estar de vacaciones sería interesante reunirnos y visitar lugares de nuestra geografía. Se ha confeccionado una ruta que durante la misma ha tenido variaciones, acatada por todos los asistentes, hemos sido 12 autocaravanas con un total de 24 adultos y dos niños. Ha habido de todo climatológicamente, sol y calor, viento y frío y por último lluvia, pero con ganas de pasarlo bien estas cosas no importan en absoluto, relatemos lo que dio de sí la Semana Santa.

Viernes día 26.-

Salida cada uno desde sus puntos de origen para reunirnos y dormir en la localidad de Valdepeñas, ya conocida por todos, lugar tranquilo, fueron llegando en el transcurso de la tarde y unos pocos aprovechamos para hacer unas compras, después a tomarnos los vinos del lugar acompañados con una gran variedad de tapas que nos ofrecen en casa “Gavilla”, y como siempre muy bien atendidos, después a dormir, ya que como Mariloli llegaba mañana no hubo la celebración del día de las Dolores.

Sábado día 27.-

Desayuno en el lugar y salida a las diez de la mañana, al igual que será todos los días. Tomamos dirección To,elloso con parada en Argamasilla de Alba, para visitar la Cueva de Medrano, donde empezó Cervantes a escribir El Quijote, durante su cautiverio. La entrada gratuita. Terminada la visita nos dirigimos hacia Campo de Criptana, aparcamiento en la misma explanada donde se ubican los molinos, como era la hora de comer, sacamos mesas y comemos de lo que lleva cada uno en el mismo aparcamiento, no había problemas, después visitaríamos los Molinos y las fotos de rigor. Un poco de siesta y a El Toboso, donde visitamos la Casa de Dulcinea, gratis, y de allí a dar un paseo por los alrededores y compras de dulces en el Convento de las Clarisas. De nuevo en ruta, pasamos Mota del Cuervo y llegada a Belmonte, donde dormiremos, Plaza del Pilar, lugar conocido, céntrico y amplio, sin problemas, nos acomodamos y damos una vuelta por el pueblo, buscamos un sitio donde tomar unas tapas y unas cervezas que nos sirva de cena. Se incorporan a la ruta, Antonio y Mariloli, David, Elvi y Miguel y Ismael, Esther y Miguel María, también Luis y Tere, ya somos once, de Valdepeñas partimos siete.

Domingo día 28.-

Desayuno en el lugar y como será habitual a las diez de la mañana salida, carretera dirección Segóbriga y Uclés, con la idea de visitar el Monasterio y además en esta localidad hay un área de autocaravanas, así que aprovechamos para vaciar y llenar. El Monasterio de Uclés domina todo el valle, aparcamos en la misma puerta, la visita cuesta dos euros. Después de llenar y vaciar de nuevo andando buscando un lugar donde parar y comer, lo hacemos en Velliscas, en un área con bancos y columpios para los niños, sacamos las mesas y de lo nuestro nos damos un festín, buenos preparos traen estas mujeres en sus autos.

Un poco de siesta y dirección Buendía para pasar por el pantano de su nombre, con parada para visitarlo, seguimos por Sacedón y el pantano de Entrepeñas, con parada también para hacer fotos, llegamos a Sigüenza, lugar de destino para el día de hoy, vamos derecho a los alrededores de la Plaza de toros que es donde nos indicaron desde el Ayuntamiento. Lugar amplio, tranquilo e iluminado y muy cerca del centro urbano. Nos acomodamos y dispuestos a dar una vuelta por el lugar, aunque ya era un poco tarde, hacía frío, paseamos por el centro y entramos en la Catedral, abierta porque se estaba recogiendo una procesión. Buscamos donde tapear y acordamos visitar la ciudad por la mañana y también nos quedaremos a comer, ya que la ruta del día siguiente es corta.

Lunes día 29.-

Desayuno en el lugar y después a visitar la ciudad, con primera parada en la Catedral, abierta por ser Semana Santa, mucho frío, seguimos por la Plaza Mayor y Calle Mayor con subida al Parador/Castillo, se puede visitar todo su interior, vistas impresionantes desde arriba. Seguimos por sus calles empedradas y casco viejo, no podemos visitar otros palacios por ser lunes y estar cerrados. Hacemos algunas compras de productos típicos de la región y a comer en el restaurante El Mesón, muy bien, buena comida, abundante y un buen precio de menú, otros se fueron para sus autos.

Salimos a las cuatro de la tarde, pasando por Atienza y parada para visitar el Castillo de Gormaz, enorme castillo, subimos con las autos hasta la misma puerta, entrada libre, está semi-abandonado, según nos dijeron esperan subvención para su restauración, pero deberá ser grande ya que la amplitud del castillo así lo demanda.

Llegada a Burgo de Osma y aparcamos en el lugar conocido, aparcamiento al lado del río frente a la Catedral y casco antiguo, allí se incorporan Andrés y Araceli. La tarde fría y amenazante de lluvia, que después durante el paseo nos cayó una poca de agua además de fuerte viento. Damos una vuelta por la ciudad, precioso lugar, con soportales y casas antiguas, vemos exposición de miniaturas de Semana Santa y procesión, que tuvo que correr al recogerse por la lluvia inesperada. Aprovechamos para ver el encierro que sería en la Catedral, después de tomarnos un “piquislabis”, a dormir, mañana nos quedaremos unas horas para visitar el Claustro y el Museo de la Catedral, abren a las diez y media.

Martes día 30.-

Desayuno y a visitar el Museo y el Claustro de la Catedral, dos euros por persona. Ya en ruta desistimos de visitar el Cañón de río Lobos, el tiempo muy desapacible, con mucho frío, y no era recomendable adentrarnos en el Cañón, así que lo pasamos pero sin entrar, paramos en el mirador para hacer algunas fotos pero el frío era muy intenso. Acordamos ir a comer a un lugar que conocíamos en Quintanar de la Sierra, pero nuestro gozo en un pozo, de lo bien que se comía, ha pasado a ser muy mediocre, ha cambiado de dueño, ya no es lo mismo, así que lo borramos de nuestra lista. Intentamos subir al mirador de Castro Viejo en los Picos de Urbión, pero no pudimos llegar, la nieve lo impidió, y con la experiencia vivida años atrás casi en el mismo sitio, dimos la vuelta cuando teníamos un metro de nieve en la carretera. Seguimos ruta con la idea de visitar la Fuentona en Calatañazor, pero han prohibido la entrada de autocaravanas al aparcamiento interior, así que, como hay cerca de dos kilómetros hasta llegar al centro, más los que quedarían hasta la Fuentona, damos la vuelta y nos vamos, eso sí recomendamos a quien no lo haya visitado que se de una vuelta por el lugar, tanto el Cañón de río Lobos como la Fuentona, merecen la pena la vista.

El día no iba bien, seguía haciendo mucho frío, aunque la lluvia nos abandonó, seguimos en ruta con dirección Medinaceli, nuestro destino, Soria lo descartamos no teníamos permiso para aparcar y pernoctar a través de un escrito del Ayuntamiento. Llegamos a Medinaceli y aparcamos en el llano de la parte de arriba, sin problemas, paseamos por la villa, sin casi nadie por sus calles, la Iglesia cerrada y el Palacio Ducal lo mismo. Nos dicen que por la mañana abriría la Iglesia para mostrar al Seños de Medinaceli y al Cristo de Medinaceli, decidimos quedarnos. A dormir.

Miércoles día 31.-

Desayuno y a esperar que abrieran la Iglesia, una señora muy amable nos explica todo lo concerniente al templo, de forma gratuita, después vistamos el Palacio Ducal, patio interior y varias exposiciones allí existentes, esta visita si hay que pagarla. Hacemos algunas compras y de vuelta a las autos para seguir la marcha. Tomamos la carretera de Zaragoza y nos desviamos en Alhama de Aragón para llegar al Monasterio de Piedra a la hora de comer.

Aparcamos en el amplio aparcamiento, y como era la hora de comer, vamos y nos informamos de las visitas, no hay problemas está abierto hasta el anochecer. Sacamos mesas y comemos de lo que cada uno lleva, no faltó comida como siempre, era un verdadero buffet, hay muy buenas cocineras en este Club.

Recogemos y a visitar el Monasterio de Piedra, pero primero hacemos la vista al Monasterio propiamente, visita guiada, lugar donde por primera vez en España se elaboró el chocolate. A continuación a dar una paseo entre agua y cataratas, con las lluvias de los últimos meses es una maravilla el paseo, todas las cataratas y saltos de agua están a tope, la cueva, los estanques de la piscifactoría, un lugar precioso, estuvimos casi cuatro horas, y no dejamos ningún lugar sin ver, se hicieron muchas fotos del lugar.

Tomamos café y con tranquilidad al aparcamiento, nos quedaríamos a dormir allí mismo, aparte de nosotros había unas ocho autos más, además de otras furgonetas. Hacía frío pero algunos nos atrevimos a tomar unas cervezas y alguna que otra tapa en el exterior, después a dormir.

Jueves día 1.-

Salida después de desayunar con dirección Molina de Aragón, Enrique tenía problemas, no cargaba el alternador, paramos en Molina y allí se le echó un vistazo, se buscón un taller pero las fechas no eran las mejores, siguió con nosotros pero con preocupación.

Pasamos Molina, la idea era ruta de Orihuela de Tremedal, pero visto los últimos días de frío, no nos fiábamos mucho por la nieve, así que optamos por ruta hacia Teruel y de ahí a Albarracín.

Llegada a Albarracín al mediodía, aparcamiento amplio a pie de la ciudad, solo aparcamiento pero no para pernoctar, hay carteles prohibitivos por todo el mismo, llegó la Policía Local, el mismo que estuvimos hablando antes de salir de Málaga, nos atendió muy amablemente y nos indicó un lugar donde pasar la noche, Parque Dinápolis y Polideportivo, a un kilómetro y medio de donde estábamos.

Dejamos las autos y buscamos lugar donde comer, la ciudad a tope de visitantes y por lo tanto difícil entrar en un restaurante, nos dividimos, unos hacia el polígono donde había un asador, otros a sus autos y otros al centro, todos comimos a distintas horas.

Nos enteramos que a partir de las cinco y media había una visita guiada por la ciudad, tres euros con cincuenta, nos apuntamos casi todos. Mereció la pena, la guía muy amable, nos fue explicando en casi dos horas todo lo concerniente a la ciudad y sus palacios y castillo. Estoy nombrando a Albarracín como ciudad, y es que es así, otorgado dicho título por el rey Jaime de Aragón. Terminada la vista, se hacen algunas compras y esperamos en la Plaza Mayor a la procesión, con parada en la misma y una tamborada. Seguidamente y poco a poco llegamos al aparcamiento y cada uno en su auto al lugar donde nos indicó la Policía Local, lugar tranquilo, asfaltado e iluminado, con anterioridad se puso en carga la batería de la auto de Enrique. Merece la pena hacer una visita a la ciudad de Albarracín, es recomendable, un lugar precioso que están tratando que sea Patrimonio de la Humanidad.

Viernes día 2.-

Desayuno en el lugar, en principio se había pensado bajar por Alcalá del Júcar, pero después se decidió coger ruta hacia Cuenca. Enrique y PaquiMe, como seguían con el problema del alternador optaron seguir hasta Granada, camping, y de ahí al día siguiente Estepona. Los que quedamos seguimos hacía Cuenca, atravesando la Sierra, bordeando un río, parada en el nacimiento del río Tajo, lugar precioso, fotos y descanso. Después intentamos visitar el nacimiento del río Cuervo, imposible, cantidad de gente, no se cabía de coches, el tiempo ya cambió desde Albarracín, sol y casi calor y además viernes santo. Desistimos y paramos en Tragacete, aparcamiento grande, y se decidió comer de lo nuestro ya que Luis y Tere tenía casi cuatro kilos de salchichas de Ocaña, se hicieron en el lugar, más lo que cada uno aportó, se comió de maravilla.

De nuevo en ruta camino de Cuenca, pasando por el Mirador del Diablo, sin sitio donde aparcar, llegamos a la ciudad y buscamos aparcamiento, teníamos uno en el centro, junto polideportivo, hubo sitio para todos, pero con un inconveniente, no se puede dormir en las autos en toda la ciudad de Cuenca, y con un añadido, el lugar donde estábamos es sitio de botellón. Era temprano, así que primero nos fuimos a visitar la ciudad y ver sus pasos de Semana Santa, después decidiremos lo que haremos. Nos quedamos por los alrededores, por la zona de Carreterias.

Sobre las ocho y media bajamos a las autos y decidimos irnos, nos dejan Luis y Tere que salen para Madrid y también Ismael, Esther y Miguel María para visitar un familiar en Sacedón, nos veremos en Baeza o el domingo en ruta. Buscamos un sitio en las afueras de Cuenca en la carretera que tomaremos mañana, nos quedamos al salir de Cuenca en un polígono industrial, calles amplias, iluminado y con mucho aparcamiento. Un rato de charla y a dormir.

Sábado día 3.-

Desayuno en el lugar y salida a las diez de la mañana dirección Albacete, con parada técnica en Motilla del Palancar. Seguimos la ruta para comer cerca de Alcaraz, restaurante de carretera, muy bien, menú con muchos primeros y muchos segundos platos y además un buen precio. Pequeño descanso y de nuevo camino de Baeza, lugar elegido para la pernocta. Aparcamos en el llano junto a Plaza de toros, ya conocido, tranquilo, iluminado y muy céntrico.

Damos nuestro paseo por la villa, que merece la pena, aunque sea archiconocida, ya hemos estado en varias ocasiones. Tomamos unas cervezas y unas tapas en bar próximo al aparcamiento y a dormir.

Domingo día 4.-

Desayuno y ya temprano se marcha Andrés y Araceli, un poco más tarde Luis y Cristina acompañados de Pepe y Alicia, y Santiago y Mari, los demás salimos dirección Málaga, aunque antes de llegar al cruce salen para Sevilla Ángel y Maricarmen.

Al salir a la autovía se une al grupo que queda Ismael, Esther y Miguel María, seguimos por autovía y paramos en Huetor Tájar para comprar espárragos, son los primeros y está muy caros, ya en carretera adelantan Antonio y Mariloli que quieren comer con su hijo, los demás paramos en el área de las Pedrizas y allí con lo nuestro comemos y nos despedimos, ya que a la entrada a Málaga nos desviamos para distintos lugares.

Una buena ruta, que como comentamos al principio ha hecho frío, nos ha llovido, viento y también sol y calor. Se ha pasado bien, hemos visitado lugares muy bonitos y encantadores, el personal que ha hecho este viaje, inmejorable, encantador, servicial y todos los adjetivos positivos que se os ocurran, todos nos hemos divertido, lo hemos pasado bien que es de lo que se trataba, hemos comido en restaurante y de nuestra despensa, según nos iba. Ha habido algunos problemillas con los coches, pero se han ido solucionando sobre la marcha, solamente ha perdurado el de Enrique, tenemos en Ángel una ayuda muy importante, un tío excelente.

Hemos hecho esta ruta de Semana Santa:

Miguel y Toñi—Luis y Tere—David, Elvi y Miguel—Enrique y PaquiMe—Ángel y Maricarmen—Andrés y Araceli—Pepe y Maricarmen—Luis y Cristina—Ismael, Esther y Miguel María—Pepe y Alicia—Santiago y Mari—Antonio y Mariloli.