Sierra de Sevilla

Empezamos el año 2006 con una salida a la provincia de Sevilla, salida preparada por Andrés y Ángel, muy bien planificada y por una ruta muy bonita, en cuanto a paisajes y poblaciones, os animamos para que cualquiera de vosotros pueda proponer salidas y rutas de estas características.
El punto de encuentro sería el día 1 en el Complejo Los Álamos, a unos 200 metros antes del pueblo El Pedroso, pero antes el que quisiera se incorporaba en Sevilla o alrededores. Salimos por la mañana de Sevilla, dirección Castellanos de los Arroyos, buscando un Área de adecuación Siete Arroyos donde comeríamos, allí llegamos unos pocos y se fueron incorporando otros más hasta casi completar la totalidad de los expedicionarios, solamente faltaban Hans y Carlos que estaban en El Pedroso. Después de comer, partimos hacía esa localidad y llegada sobre las 19,00.- horas, paseo por el pueblo y ya quedamos con los dueños del complejo para cenar en el restaurante del lugar, mas tarde a dormir.

Día 2.- Después de desayunar partimos ruta Constantina, para atravesar el pueblo con la ayuda de la Policía Local, cosa que se agradece, llegamos al Cerro del Hierro, complejo minero de hierro cerrado, donde nos esperaba un guía local para enseñarnos el lugar. Después de recorrer la zona durante dos horas, mereció la pena el paseo, muy bonito, además de que el tiempo era magnífico, de ahí ruta buscando San Nicolás del Puerto donde comeríamos en restaurante concertado, para después visitar el nacimiento del río Huesna, allí mismo, muy cerquita. Tomamos café y bordeando el río, carretera estrecha pero un paisaje precioso, llegamos al Camping La Fundición, donde pernoctaríamos, los abuelos hicieron buñuelos en deferencia a Ángel y Mª Carmen que estuvieron con nosotros durante todo el día.

Día 3.- Desayuno en el lugar que amaneció completamente helado debido a las bajas temperaturas nocturnas -4º, partimos repartidos en cinco autos, ya que el aparcamiento del Monasterio de Cazalla de la Sierra y la propia villa así lo aconsejaba, llegamos al Monasterio y nos esperaba la guía que íbamos a tener durante la visita, aunque el Monasterio estuvo a cargo de la misma dueña del mismo. Explicación que nos llevó, junto con la visita más de hora y media, ya que la dio con todo tipo de detalles, el Monasterio era un edificio en ruinas de los monjes benedictinos, que ella lo ha ido rehabilitando, todavía queda mucho por hacer pero ahora es visitable, además de convertirlo en una Hospedería.
Bajamos a continuación a la villa, y la guía nos llevó por todo lo que se podía visitar, lo curioso es que en Cazalla de la Sierra había seis Monasterios que con el paso del tiempo se han convirtiendo en Iglesias y hasta el propio Ayuntamiento era uno de ellos. Comida en el lugar, paseo, compras y vuelta por la misma ruta al Camping La Fundición, en el lugar se celebró el “cumple” de Toñi, con buen humor y ambiente, anecdóticamente la “tarta” se partió en las duchas de señoras, ya que el restaurante del Camping ese día cerró por descanso, aunque nos dejaron un lugar, estaba retirado de las autos y el tiempo estaba muy frío, esa noche, lo mismo que la anterior la temperatura era de -4º, amaneció todo blanco.

Día 4.- Desayuno en el lugar y a las 10.- horas al igual que los día anteriores, partimos ruta Real de la Jara, una carretera estrecha paisajística, preciosa panorámica, atravesamos el pantano del Pintado que abastece de agua Sevilla, el mirador del Quejido, con la figura del lobo, el tiempo seguía siendo muy bueno. Llegada a Real de la Jara, aparcamos junto la plaza del Ayuntamiento, visita al Castillo, y nos abrieron el Museo Municipal y el local donde se representa el Belén viviente, se concertó la comida en restaurante del lugar. Después de comer, visitamos la casa en el campo de un vecino del pueblo que se dedica a hacer esculturas con arena y cemento, la casa es ya un museo de la cantidad de obras que por allí tiene expuestas, además de las que están repartidas por el pueblo, muy curioso, nos explicó como trabajaba y de que era muy amigo de Rodríguez de la Fuente, le tiene hecho un monumento en su memoria.
Partimos después para buscar el Área de adecuación Rivera del Cala, junto al río, un lugar muy bonito, dimos un paseo por el lugar, y cuando se hizo de noche, parchís y los hombres nos quedamos un rato tapeando hasta que el frío nos metió en las autos, la noche igual que las anteriores con heladas, el río amaneció helado por la mañana.

Día 5.- Desayuno y después cada uno partió hacía sus lugares de origen.

En resumen un buen recorrido, una muy bonita ruta, un buen ambiente, el tiempo nos acompañó durante todo el viaje, los día, aunque algo fresquitos, pero con un sol magnífico, planificado al detalle como ya se dice al principio por Andrés y Ángel, esta por ser la primera del año ha quedado con un buen sabor de boca, al igual que otras anteriores.